viernes, 26 de mayo de 2017

Profundidades de Henning Mankell


  • Título: Profundidades.
  • Autor: Henning Mankell
  • Páginas: 320 págs.
  • Editorial: TUSQUETS EDITORES


Sinopsis:
En octubre de 1914, pocos meses después del estallido de la primera guerra mundial, el oficial de la Marina sueca Lars Tobiasson-Svartman recibe la orden de embarcar en el acorazado Svea para cumplir una misión secreta relacionada con las rutas de navegación. Hidrógrafo experto en medir las profundidades marinas, Lars es un hombre reservado y silencioso acostumbrado a guardar las distancias con los demás, incluso con su delicada mujer, Kristina, a quien ha dejado en Estocolmo. Siempre ha soñado con encontrar un lugar donde la plomada no toque fondo, y sospecha que en ese viaje tal vez se realice su sueño. En el curso de la misión, Lars descubre una pequeña isla, situada en medio de un archipiélago y habitada por una joven solitaria, de maneras rudas, llamada Sara Fredrika. Sin dejarse seducir por lo que podría ser un espejismo, Lars regresa a Estocolmo una vez acabada su tarea. Sin embargo, siente que se ha roto el frágil equilibrio en que vive e, incapaz de olvidar su encuentro con Sara Fredrika, tratará de volver a cualquier precio a la isla.

Opinión:
Definitivamente, Mankell se hundió con Profundidades. No su literatura que, más allá de Wallander, es magnifica. Pero sí los sentimientos que acompañan a sus letras. Ese pesimismo que se ve desde las primeras novelas de la saga del genial inspector de Ystad va cobrando protagonismo en sus últimas obras. Así, si “Zapatos Italianos” es una hermosa elegía a la vida, cargada de pesimismo, en “Profundidades” nos hunde en el abismo helado en el que Lars Tobiasson-Svartman lanza su plomada. Metáfora de un mundo que se descompone, las distancias medidas por Lars se invierten entre líneas.

Mankell nos trasporta a la Suecia de la primera Guerra Mundial y hace presente el miedo y la división que existe entre las clases pudientes, como Lars y su esposa Kristina, y la indiferencia de un pueblo que ni entiende ni sabe. Que sólo sabe de vivir en pequeñas islas aisladas por la barquisa cuando llega el invierno. La soledad que ya se dejaba ver en “Zapatos” viene ahora con mayor fuerza. Lars está solo, sin importar que pase grandes temporadas embarcado en navíos abarrotados de hombres. Sin importar que en su soledad el solo recuerdo del perfume de su esposa le transporte junto a ella. Sin tocarse. Sin importar que logre acercarse a Sara lo suficiente para convertirse en “su hombre”. Cuanto más cerca, más lejos. Una esposa que aparece dibujada en pequeños retazos: un olor, el rostro sin vida de sus muñecas de porcelana, un único ataque de ira. Y un Lars que cambia ante nuestros ojos: el hidrógrafo racional que va dejando paso al loco que vive en sus fantasías. El hombre respetuoso que deja que la ira vaya ganando espacio en su vida, y un final marcado en piedra como lápida mortuoria de su propia existencia.

Una vida que se carga de mentiras, de soledad, de tristeza y de muerte. Mankell nos empuja hacia ese pesimismo vital que afecta siempre a su obra y que en está ocasión gana la partida al resto.

2 comentarios:

  1. Hola!
    Mankell es un escritor del que no he leído nada todavía, porque no sé ni por dónde empezar. Sé que tiene obras muy buenas y de las sinopsis saco que sus tramas son profundas, grises, complejas. Me recomendarías empezar con ésta o tienes alguna otra sugerencia?
    Un saludo,
    Sofía

    ResponderEliminar
  2. Hola Sofia. Mankell destaca sobre todo por la policiaca (saga Wallander), pero su obra "dramática", es mucho mejor. Te recomendaría comenzar por Profundidades o por Zapatos Italianos. O la trilogía "La ira del Fuego" (se supone que es juvenil, por cómo se cuenta, pero la temática va mucho más allá).
    Y si quieres saber cómo escribe policiaca, te recomendaría empezar por "El retorno del profesor de baile" antes de meterte en la saga Wallander.
    Un saludo a ti también,
    Javi

    PD: Perdón por la tardanza en contestar, no nos estaban entrando los comentarios desde hace un tiempo.

    ResponderEliminar