sábado, 24 de junio de 2017

El mundo de ayer

Título: El mundo de ayer. Memorias de un europeo.
Autor: Stefan Zweig.
Editorial: Acantilado.
Páginas: 546

Sinopsis

'El mundo de ayer' es uno de los más conmovedores y atractivos testimonios de nuestro pasado reciente, escrito además con mano maestra por un europeo empapado de civilización y nostalgia por un mundo, el suyo, que se iba desintegrando a pasos agigantados. Escritor extraordinariamente popular y testigo de excepción de los cambios que convulsionaron la Europa del siglo XX entre las dos guerras mundiales, Zweig recuerda, desposeído y en tierra extraña—en unas circunstancias personales de insospechado dramatismo—, los momentos fundamentales de su vida, paralela en mucho a la desmembración de aquella Europa central que se quería más libre y segura, al abrigo de la locura y la tormenta. El resultado es un libro capital, uno de los mejores de Zweig y referencia inexcusable para entender los desvaríos de un siglo devastador.

Opinión
Pero toda sombra es, al fin y al cabo, hija de la luz y sólo quien ha conocido la claridad y las tinieblas, la guerra y la paz, el ascenso y la caída, sólo éste ha vivido de verdad, así termina una obra a la que considero desde ya, y sin ninguna duda, una de mis mejores lecturas del año (por no decir la mejor). Zweig llevaba ya tiempo siendo uno de mis muchos autores pendientes (poco a poco voy tachando nombres de esa lista), pese a que ya había leído de él su biografía de María Antonieta y su novela Carta de una desconocida. Y consideraba que era uno de mis pendientes, pese a que ya me había estrenado con él, porque sentía (y aún siento) que no había explorado con la suficiente profundidad su bibliografía, la cual incluye biografías, novelas, ensayos, etc. Zweig fue un digno representante de su época y estas memorias son una prueba de ello.

No obstante, sería injusto con la obra y su autor el considerar El mundo de ayer como una mera obra biográfica o unas memorias sin más, básicamente porque no es, en mi opinión, ni una cosa ni la otra sino que es una mezcla de ambas. Tampoco creo que el centro mismo de la obra sea el autor, es decir, no es una autobiografía, sino más bien un retrato del espíritu europeo del primeros del siglo XX y de ahí que el subtítulo sea de lo más apropiado: Memorias de un europeo. Y es que Zweig habla de él como europeo y de una sociedad en Europa que nos puede parecer lejana, pero de la que en realidad apenas nos distancia 60 años y cuyo legado aún nos acompaña. Se trata de una sociedad europea que en 50 años experimentó unos cambios inimaginables tanto en lo político, lo social, lo económico, lo moral, lo cultural y, por qué no decirlo, lo emocional. Y Zweig, como austríaco, fue testigo de todo ello y en este libro se respira todo ello, pues el autor nos habla, en calidad de testigo, de todos esos cambios por los que pasó Europa y lo hace en un tono nostáligo, también preocupado (sobre todo por el futuro y las consecuencia de los cambios), un tono triste pero, sobre todo, pesimista. Y es el que el pesimismo del autor inunda sus páginas, lo cual no debe sorprender si tenemos en cuenta que fue ese pesimismo lo que le llevó a su destino final.

Leyendo este libro no he dejado de pensar en esa magnífica obra cinematográfica que es "Medianoche en París" de Woody Allen. Hay una parte en esa película en la que el protagonista es acusado de mirar demasiado al pasado, de sufrir ese "complejo de la Edad de oro" que esa sensación de que cualquier tiempo pasado fue mejor. Zweig parece sufrir ese complejo en su obra y se nota cuando en los primeros capítulos habla de su juventud en Viena. Esa maravillosa ciudad austríaca que a finales del siglo XIX rebosaba de cultura y de una sensación de seguridad y confianza en el progreso que desaparecieron tras el estallido de la Primera Guerra Mundial.

La prosa de Zweig es sencilla pero envolvente, sus memorias atrapan al lector desde las primeras páginas hasta la última y el lector tiene la sensación de estar viendo a través de sus ojos un documental en blanco y negro cuya voz en off nos va contado todos esos cambios experimentados en Europa. Y es esto lo que hace de este libro no solo una verdadera joya literaria, sino también una imprescindible fuente histórica. Una fuente histórica cercana en la que he disfrutado con los momentos en los que su autor nos narra sus encuentros con las grandes personalidades culturales de la época, a quienes humaniza de una manera en las que pocos podrían, así nos habla de Thomas Mann, Richard Strauss, Rodin o Sigmun Freud. Dioses del olimpo intelectual que ya ha desaparecido. Zweig hace, casi sin proponérselo, un alegato de la cultura por la que profesa un amor incondicional.

Zweig me parece un autor al que hay que leer sí o sí y por muchas razones, pero sobre todo porque antes de autor fue lector y, como lector, fue un apasionado de todo aquello que hoy se denigra o se reduce a un segundo plano: la cultura. Y porque fue, sobre todo, europeo en el sentido de que veía a Europa como una gran comunidad en la que todos los ciudadanos tenían cabida y todos aportaban algo. Lo dicho: imprescindible.

Adaptación

Recientemente se estrenó en España una película centrada en los últimos años de vida de Zweig, cuando se encontraba en el exilio en Brasil. Zweig era judío por lo que tras la subida al poder de Hitler y la promulgación de las leyes anti judías, Zweig se vio obligado a huir primero a Londres y luego a Surámerica para acabar en Brasil donde se suicidó. La película recoge esta última etapa de su vida y está dirigida por Maria Schrader y protagonizada por Josef Hader. Aquí os dejo el tráiler por si queréis echarle un vistazo.



4 comentarios:

  1. Será mi próxima lectura de Zweig y espero no tardar mucho en ponerme con ella.
    Besos

    ResponderEliminar
  2. Me encanta este libro, me gusta mucho el Zweig que habla de realidades y biografías. Más que el novelista
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Su biografía de María Antonieta es absolutamente maravillosa.

      Eliminar
  3. Este es uno de los del autor que tengo pendientes. Un beso ;)

    ResponderEliminar