jueves, 27 de julio de 2017

Lois the witch

Título: Lois the witch
Autora: Elizabeth Gaskel
Editorial: CreateSpace Independent Publishing Platform
Páginas: 68

Sinopsis

Recently orphaned, Lois is forced to leave the English parsonage that had been her home and sail to America. A God-fearing and honest girl, she has little to concern her in this new life. Yet as she joins her distant family, she finds jealousy and dissension are rife, and her cousins quick to point the finger at the “imposter.” With the whole of Salem gripped by a fear of the supernatural, it seems her new home is where she is in most danger. Lonely and afraid, the words of an old curse return to haunt her.

Opinión

Parece ser que mi verano está siendo absolutamente "clásico", pues no paro de saltar de una novela clásica a otra y en esta ocasión le ha tocado el turno a una pequeña novelita que tenía pendiente desde hace al menos dos años; e incluso he tenido que rebuscar en mis cajas de libros para poder leerla, porque no estaba segura de dónde la tenía. Se trata, tal y como habéis podido ver, de Lois the witch (Lois la bruja) de la maravillosa autora victoriana Elizabeth Gaskell, quien ya debe sonaros si sois asiduos a este blog porque dos de sus novelas - Norte y sur y Esposas e Hijas- ya han sido reseñadas. Pero pese a que Gaskell es conocida por sus grandes novelas, también fue autora de novelas cortas y cuentos góticos. Lois the witch forma parte de una colección de cinco historias que la autora publicó en 1861 animada, ni más ni menos, por Charles Dickens, siendo esta novela corta que hoy os traigo la más larga y la más conocida. 

Lo más interesante de leer esta novela corta es que es muy diferente a todo lo que hasta ahora había leído de Gaskell. Sí, me diréis que solo he leído dos novelas y que no parece lo suficiente para formarse un juicio de la autora, pero conozco sus otras novelas de reseñas que he leído en otros blogs y demás y puedo decir, sin equivocarme, de que Lois the witch no se parece en nada a sus grandes novelas, tanto en argumento como en la forma en la que está escrita. Tiene además la particularidad de ser una novela de ficción histórica, es decir, que está basado en un contexto histórico aunque el argumento principal sea totalmente ficticio. La protagonista, como podéis intuir, es Lois, una joven inglesa quien, tras la muerte repentina de sus padres, debe atravesar el Atlántico para reunirse con su tío y su familia, ya que es el único que puede sustentarla y proveerle un hogar. Desde la primera página, la autora nos transmite el sentimiento de absoluta desolación que siente la pobre Lois, recién llegada a un lugar desconocido y que se presenta absolutamente oscuro y hostil. Una desolación que se suma a la pérdida de su hogar, de sus padres y también del amor de su vida...

La autora realiza una serie de descripciones del espacio y las gentes que ayuda a crear esa sensación de hostilidad y temor. Lois se encuentra de repente rodeada de una serie de bosques habitados por indios malvados que matan a inocentes cristianos, poblaciones habitadas por gentes supersticiosas y unos familiares que la reciben con desconfianza, indiferencia y hostilidad; de hecho, la escena en la que ella llega a la casa de su tía resulta chocante por la poca calidez que demuestran a una joven que lo ha perdido absolutamente todo. Y esa sensación de desconfianza y hostilidad no hace más que incrementar durante toda la novela y más considerando que el único punto de bondad, la única persona que quizás le muestra algo de cariño a su llegada - su tío- fallece al poco tiempo, dejándola en las manos de una super piadosa tía, quien parece aborrecerla, y unos primos indiferentes.

Todo, absolutamente todo lo que rodea a Lois es tenebroso. La pluma de Gaskell no se apiada de la pobre Lois, quien parece vivir en un mundo en el que no existe la bondad o el cariño y todo es frío y oscuro. La gente del pueblo apenas es mencionada y cuando lo es es para mencionar las trifulcas de los dos pastores que luchan por hacerse con el poder del pueblo. El centro de la novela es la casa y la familia donde reina la desconfianza, la maldad y los celos de sus primas y la obsesión de su primo, quien llega a rozar y, al final, llegar a la locura. Como digo, no hay un simple gesto de calidez humana en todo el relato y, cuando parece que lo hay, al final es lo que desencadena el trágico destino de Lois a causa de los celos de su prima Faith y de la maldad de su prima Prudence. Esta la acusa abiertamente de brujería, la otra deja que la acuse; la locura de su primo y la superstición de su tía hacen el resto.

La novela en sí parece esconder una crítica a esos juicios que tuvieron lugar en Salem a finales del siglo XVII y que causaron la muerte de mucha gente inocente. Muchas de ellas fueron acusadas falsamente, bien llevadas por la superstición que siempre conlleva el extremismo religioso, bien por las envidias y los celos de una sociedad fuertemente hostil. No puedo decir con seguridad que ese fuera el objetivo de la autora al escribir esta historia, pero ese final tan moralista invita a pensar en ello. Es más, me atrevería a pensar que la autora no solo buscaba hacer una crítica al extremismo religioso sino también a como la superstición puede dar pie a que la maldad, la envidia, los celos reinen en un mundo de acusasiones anónimas. En esta novela podemos ver que son los celos los que hacen que Faith no intervenga a favor de su prima, pese a que tenían una buena relación; sin embargo, más oscuras son las razones de Prudence quien parece moverse por pura maldad.

En definitiva, Lois the witch me ha parecido una lectura interesante y no tanto por el argumento, sino por la forma en la que está escrita y por el hecho de que nos deja ver otro lado de esta autora que tanto me gusta. También destaca por ser una crítica, o un intento de crítica, de un hecho histórico que tuvo lugar un pasado relativamente cercano a la autora. Haciendo la reseña, además, he encontrado otra novela corta de la autora titulada The grey woman, de la misma colección, que trata sobre una mujer joven que huye junto con su criada del castillo donde vive con su marido abusivo y maltratado ¿es posible que esta historia esconda también una crítica? 

sábado, 22 de julio de 2017

Blacksad 1. Un lugar entre las sombras


Título: Blacksad 01. Un lugar entre las sombras
Autores: Juan Díaz Canales (guion) y Juanjo Guarnido (dibujo)
Páginas: 48 págs. a color
Editorial: Norma Editorial
Formato:  Álbum (23,5x31)

Sinopsis

En los Estados Unidos, tras la Segunda Guerra Mundial y durante el comienzo de la Guerra Fría, conocemos a John Blacksad, un detective privado que investiga el asesinato de su antiguo amor, la cotizada estrella de Hollywood Natalia Wilford.

Sus averiguaciones apuntan a Leon Kronski, el último amante de la actriz, y llevan a Blacksad a plantar cara a los más ricos, y por extensión, más poderosos de la ciudad.

Opinión


En este número, el primero de cinco publicados actualmente (y recopilados también en un tomo integral), los autores nos presentan al protagonista de la serie, John Blacksad, y el mundo que le rodea en una historia de género negro de lo más clásica. Los personajes son animales antropomorfos, lo que nos ayuda a hacernos una idea de sus características mentales desde la primera aparición y, aunque puedan parecer elecciones muy típicas, me parecen de los más acertadas, ¿qué iba a representar mejor que un felino la discreción y astucia que debe tener un detective privado?

En cuanto al guion, es cierto que no destaca por su originalidad, no es nada que no hayamos visto o leído antes, pues el propósito de este tomo es meramente introductorio, pero engancha. Y engancha desde la primera página. El motivo, sospecho, es que va al grano y acompasa con mucha sutileza el desarrollo de la trama con la presentación de los protagonistas. Aunque clásica, por no decir típica, la historia resulta ser especialmente atractiva sobre todo por la manera en la que está contada y magistralmente acompañada por las ilustraciones de Guarnido. El texto, breve y conciso, yendo al grano, sin parrafadas ni explicaciones largas. Las viñetas, sublimes en todos los aspectos, no solo captan la esencia de una historia negra si no que completan y complementan el texto con la ingente cantidad de detalles.

Gráficamente, este cómic es una verdadera obra de arte. Antes de tenerlo en mis manos me habían dicho muchas veces que las ilustraciones de Guarnido eran dignas de estar expuestas en una galería, y no puedo estar más de acuerdo. Los detalles en todas las escenas, especialmente en las urbanas, y las expresiones faciales de los personajes no pueden describirse si no como magistrales.  

Tanto si sois aficionados al cómic como si lo sois a la literatura de género negro, esta serie (que seguiremos reseñando número a número en futuras entradas) os va a encantar. Y este primer tomo es una apertura de boca perfecta. No por nada este cómic es considerado una de las grandes obras de la literatura gráfica nacional y es un best-seller mundial.

domingo, 16 de julio de 2017

Persuasión

Título: Persuasión
Autora: Jane Austen
Editorial: D'época Editorial
Páginas: 440

Sinopsis

Anne Elliot, una soltera de veintisiete años que ha perdido la lozanía de su belleza, vive triste, resignada, y aún enamorada de Frederick Wentworth, un apuesto oficial de la Marina de quien se vio persuadida a separarse ocho años atrás, rompiendo así su compromiso ante la negativa de su padre a dar el consentimiento al matrimonio, y siguiendo el consejo de su amiga y madrina, lady Russell, quien consideraba la elección del joven inadecuada debido a su falta de fortuna y linaje. Ocho años después las circunstancias han cambiado. Frederick Wentworth regresa de las guerras napoleónicas convertido en capitán y con una fortuna considerable amasada gracias a su participación en los botines de guerra. En su reencuentro, se hace patente que el despechado marino no ha perdonado a Anne...


Opinión 

Leí Persuasión por primera vez hace ya bastante tiempo, me atrevería incluso a conjeturar que fue hace algo menos de diez años que un amigo mío puso un ejemplar de la novela en mis manos. Desde entonces la he leído dos veces más, incluyendo ésta, y ha ocupado un lugar especial en mi corazón. No puedo decir que me guste más que Orgullo y prejuicio -sí, lo sé, caigo en el tópico de tener Orgullo y prejuicio como novela favorita de Austen -, pero tampoco puedo decir que me guste menos. A decir verdad, me resulta injusto comparar estas dos novelas, pues me parecen tan distintas que tal comparación carece de sentido. No obstante, en mi reseña no evitaré mencionar otras novelas de Austen para ilustrar tales diferencias.

Desde mi punto de vista, Persuasión es la novela más madura de la autora y no solo porque la escribiera en la última etapa de su vida, cuando la enfermedad ya había hecho acto de presencia, sino también porque su tono parece ser más serio. No encontramos en esta novela ese tono satírico que apreciamos en Orgullo y prejucio o Emma, asimismo, su personaje principal - Anne Elliot - carece de la vitalidad que tienen Liz Bennet, Emma o Marianne Dashwood. La ambientación es, además, algo más oscura y melancólica, hay una sensación de tristeza en gran parte de la novela que se relacióna con el hecho de que esté ambientada en otoño que a su vez es una simbología de la edad de Anne, que se encuentra en lo que se llama el "otoño" de la vida. Esta ambientación se confirma, además, cuando los personajes visitan Lyme, pueblo costero y lleno de turistas durante la estación estival, pues lejos de hacerlo en verano lo hacen en invierno, cuando apenas queda gente en el pueblo y el tiempo es tan desapacible. Noto, además, una falta de personajes cómico-patéticos, sí que los  hay patéticos como Sir Walter Elliot y Elizabeth Elliot -padre y hermana de Anne-, pero les falta ese perfil cómico que tienen otros personajes como el Señor Collins de Orgullo y prejuicio o el Señor Palmer de Sentido y sensibilidad, y son cómicos no porque causen risa, sino porque su actitud es cómica en sí misma, no despiertan antipatía como sí lo hacen Sir Elliot y su hija, sino más bien una sonrisa. Asimismo, la madurez de la novela también se aprecia en los sentimientos que transmite: una cierta lástima por Anne, una culpabilidad por haberse dejado persuadir, angustia de experimentar unos sentimientos no correspondidos y, sobre todo, tensión. Tensión ante el encuentro con el Capitán Wentworth, tensión por la presencia de Lady Rusell, tensión por saber qué pasará con estos dos personajes.

La madurez de la novela tiene su expresión máxima en la protagonista: Anne Elliot. Entre todas las llamadas heroínas de Austen, Anne es la que más introvertida me parece y, sin embargo, es la que más conocemos, pues toda la novela gira en torno a ella y sus sentimientos. En comparación con Liz Bennet y Emma, Anne parece poca cosa, es muy influenciable, hecho que demuestra que rechazara al Captián Wentworth tras ser persuadida por Lady Russell, eso no hubiera sido posible con Liz ¡y mucho menos con Emma! Si tengo que buscar un personaje que se parezca a Anne, esa sería Elinor Dashwood, aunque ésta me parece mucho más resiliente. Anne es un personaje a la que se le niega tener voz, al menos ante sus familiares, no obstante, cuando dispone de ella se expresa con una gran coherencia y criterio. Es una gran observadora y en numerosas ocasiones se hace mención a los gestos y las miradas, en especial, los del Capitán Wentwoth quien deja ver sus sentimientos a través de ellos. Solo Anne parece saber interpretarlos. Es inevitable sentir cierta lástima por Anne, por todo lo que sufre a lo largo de la novela al no creerse correspondida, e incluso "odiada", por el capitán Wentworth, aunque también entran ganas de decirle ¡chiquilla despierta ya!

Acompañan a Anne una serie de personajes que tienen más o menos importancia. Sin duda alguna, el más relevante es el Capitán Wentworth que también se distingue de sus compañeros masculinos austenianos. Wentworth, al contrario que los otros personajes masculinos, se ha hecho a sí mismo, pues su fortuna y su posición social se lo ha ganado él mismo con su trabajo en la marina y su presumible intervención en la guerra con Francia. Ni Darcy, aunque fiel cuidador de la fortuna familiar, ni el señor Knightley pueden presumir de lo mismo. El resto de los personajes de la novela no son más que el reflejo de la gentry que rodeaba a Jane Austen, desde el baronet Sir Elliot hasta los aristócratas rurales compuestos por los señores Musgrove. Destacan en esta ocasión, sin embargo, los personajes integrantes de la marina, el ya mencionado Capitán Wentworth, el capitán Harville o el Almirante Croft, quienes tienen un acto de presencia mayor que en otras novelas de Austen. Da casi la sensación de que la autora quiere reivindicar a los marinos, pues frente a la opinión tam pobre que Sir Elliot o Lady Russell tienen de los miembros de la marina, éstos se presentan en la novela como personas bien educadas, "con las que da gusto socializar", y mucho más cercanas y amablas que aquellos que se dan aire de superioridad. De hecho, cuando Sir Walter conocer a los Crofts, cambia su opinión y parece considerarlos dignos de ocupar Kellynch. Hay espacio también para los antagonistas, aquellos que llevados por su ambición están dispuestos a llevar a cabo cualquier jugarreta; como el Señor Elliot, primo de Anne que intenta seducirla con el fin de asegurarse el título de baronet, o la señora Clay, una viuda de pocos recursos, que intenta casarse con el señor Elliot.

Como viene siendo común en las novelas de Austen, el contexto histórico tiene poco peso -prácticamente nada-, pero dado que en Persuasión hay varios personajes que forman parte de la marina inglesa, se hace mención en dos o tres ocasiones de las guerras con Francia. Pero para ser del todo sincera, el contexto histórico en las novelas de Austen no es del todo necesario, pues la autora presta una mayor atención las relaciones socialeas de la época y ligado a esto me atrevo a hacer mención al femenismo de la autora. Sobre este tema ha corrido ríos de tintas, tanto a favor como en contra, personalmente (e insisto, es mi opinión personal) dudo mucho que Jane Austen fuera feminista, pero como mujer soltera que trataba de ganarse la vida ¡y de escritora ni más ni menos! creo que era muy consciente del papel jugado por la mujer en la sociedad, un papel menor y de poca importancia, y de ahí que de vez en cuando la autora se rebelara. Ya lo hacía en Orgullo y prejuicio cuando Liz Bennet se rie de todos los requisitos que una mujer debía tener para ser considerada medianamente digna de consideración para el matrimonio, y lo hace en un dialogo digno de un aplauso. Y Jane Austen vuelve a hacer algo parecido en Persuasión, en esta ocasión de una forma menos irónica y más directa, en un diálogo en el que Anne y el Capitán Harville discuten sobre el amor en el hombre y la mujer. Para éste, no hay duda de que el hombre es mucho más constante y fuerte en el amor, mientras que Anne considera que la mujer es más sensible y constante; de hecho su opinión se resume en una frase que a mí se me quedó grabada a fuego la primera vez que leí la novela: El único privilegio que reivindico para mi sexo [...] es el de un amor más durarero, aun cuando se haya perdido toda esperanza. Esta frase, además, es la que provoca el desenlace final y marca el destino de Anne.

No puedo terminar esta reseña sin hacer mención de la magnífica edición que D'época editorial hizo de esta novela el año pasado. Y es magnífica no solo por su presentación física, es decir del libro en sí mismo, con pasta dura, sobrecubierta y papel de gran calidad; sino también por su contenido, que incluye una extensa introducción a la novela, una excelente traducción con notas al pie de página para aclarar ciertos detalles de la novela y un apéndice que incluye las memorias de tres sobrinos de Jane Austen que permite un mayor acercamiento a la autora. Al final del mismo, además, se incluyen una serie de imágenes que ilustraron las primeras ediciones de la novela y un DVD que incluye un documental sobre Jane Austen. En definitiva, una verdadera joya.

Así, pues, no puedo más que recomendar la lectura de Persuasión. Quizás si nunca se ha leído nada de la autora, no recomendaría empezar por esta novela, pero sí creo que debe ser la segunda o la tercera novela en leerse porque personalmente es la más madura y, por tanto, diferente. Aún así, debe leerse, porque se puede ver otro lado de la autora, con unos personajes que llegan al corazón y una historia que emociona.

Esta reseña forma parte del homenaje a Jane Austen que están llevando las chicas del blog Las inquilinas de Netherfield. 

Homenaje a Jane Austen


Adaptación

Persuasión tiene varias adaptaciones cinematográficas, sin embargo la que yo conozco es la que emitió el canal británico ITV en 2007. Está dirigida por Adrian Shergold y protagonizada por  Sally Hawkins y  Rupert Penry-Jones como Anne Elliot y Capitán Wentworht respectivamente. La verdad es que a mí me gustaba mucho, pero volví a verla hace poco tras haber leído la novela y me he dado cuenta que tenía una opinión demasiado sobrevalorada. Decir que es una adaptación sería exagerar demasiado y yo no soy muy puritana, pueba de ello que me gusta mucho la adaptación de Orgullo y prejuicio de Joe Wright, pero es que en esta ocasión han cogido la esencia de la novela y luego han hecho lo que le han dado la gana. Hay escenas demasiado resumidas, diálogos que se mezclan (De hecho el diálogo que hago mención más arriba que tiene lugar entre Harville y Anne Elliot, en la película tiene lugar entre Anne y Benwick) y la escena final queda ensombrecida con la carrera que se pega Anne por todo Bath. En fin, creo que es necesario una nueva adaptación, más fiel y mejor dirigida. En cualquier caso, aquí os dejo el tráiler:



martes, 11 de julio de 2017

La decisión de Sophie


Título: La decisión de Sophie
Autor: William Styron
Editorial: Ciudad de libros
Páginas: 695

Sinopsis
Sophie es una muchacha polaca, dulce y de pálida hermosura que vive en una casa de huéspedes del Brooklyn de los años cuarenta junto a Nathan, un joven judío obsesionado por el pasado, y Stingo, el tercero en discordia, un joven procedente del Sur que llega convencido de que será un escritor de éxito. Tres personalidades que se relacionarán íntimamente en un ambiente en apariencia alegre y desenfadado, después de la guerra que ha azotado el mundo durante seis años.

Opinión

Suele ser el del holocausto un tema generalmente muy recurrente de novelas y películas. Cada año, al pasarme por los blogs de literatura, siempre veo que se publican un par de novelillas que tratan sobre el sufrimiento de los judíos, y los no judíos, en aquellos horribles campos de concentración, ya sea como argumento principal o como telón de fondo. Y es que el holocausto sigue siendo un tema que despierta un gran interés en el gran público, lo cual no está mal del todo ya que conocer estos hechos puede evitar que se repitan en el futuro. Sin embargo, hay pocas novelas (al menos yo no recuerdo muchas) que traten sobre el qué pasó con aquellos supervivientes una vez dejaron atrás los campos y tuvieron que seguir con sus vidas, cómo lidiaron con las consecuencias físicas y psicológicas de haber estado en un lugar que era lo más parecido al infierno en la tierra donde la muerte se veía, se olía, se tocaba... y de eso precisamente va la novela que reseño hoy.

"Auschwitz aún acechaba en mi alma como en la de ella ¿No habría fin para aquella tortura? ¿Nunca?"

La decisión de Sophie nos presenta a Stingo, un joven que aspira a ser escritor pero que, tras ser despedido en la editorial en la que trabajaba, se ve obligado a mudarse de su apartamento en Manhattan a una habitación en Brooklyn. En ese "palacio rosado", tal y como Stingo llama a la casa donde alquila la habitación, conoce a una extraña pareja: Nathan y Sophie. Y es esta última la que se va a convertir  en la gran protagonista de la novela, dejando a Stingo el papel de narrador. Así pues, Sophie capta la atención tanto de Stingo como del lector desde prácticamente el principio. Y es que narrador y lector se convierten la misma persona, pues William Styron tiene una forma de contarnos la historia de Sophie desde la perspectiva del narrador, por lo que junto a él descubrimos el trágico pasado de esta muchacha polaca cuyo carácter y físico enamora al narrador desde el principio.  

Es digno de alabar aquí la pluma de Styron, pues la historia de Sophie no se distingue de las muchas historias que hayamos podido leer o ver de los judíos, polacos, gitanos, etc. que perecieron y/o sufrieron en los campos de concentración, así que es la forma en la que el autor nos lo cuenta lo que atrapa al lector desde el principio. Y es que este va dosificando la información, así, por tanto, si desde un principio sabemos que Sophie había estado en un campo de concentración, el autor deja entrever que hay mucho más en ese pasado que lo que se nos cuenta y así, a medida que Stingo establece una relación más cercana con nuestra protagonista, más vamos sabiendo de su terrible paso por Auschwitz hasta comprender en su totalidad el significado del título de la novela. Esta dosificación de la novela, además, dignifica la historia de Sophie y convierte su relato en una novela de 500 páginas y no de 30. Asimismo, esta dosificación tiene que ver también con los propios sentimientos de Sophie, quien se va abriendo y revelando su verdad a medida que más confianza va cogiendo con nuestro narrador. 

La novela es, además, un camino hacia la redención. Como mencionaba anteriormente, Sophie va revelando su verdad a medida que va conociendo a Stingo... Y el autor va intuyendo en él ese sentimiento de culpa de nuestra protagonista... su comportamiento, su tortuosa relación con Nathan, sin duda tiene algún vínculo con lo que ha vivido, sin embargo, las revelaciones que Sophie va haciendo poco a poco demuestra que esta lleva en sus hombros una maleta de culpabilidad que el lector no entiende hasta el final porque ¿cómo se puede culpar a una persona de haber hecho cosas poco honrosas en un lugar como Auschwitz? sin embargo, la culpa está ahí y la culpa es lo que atormenta a Sophie: Y el hecho de que no pueda deshacerme nunca de esta culpa es lo peor que me dejaron los alemanes. Y quiero insistir en este tema, porque creo que la culpa es el gran protagonista de esta novela junto con la verdad,  y lo que le da título; asimismo creo que la culpa fue un sentimiento muy compartido por todos los que sobrevivieron a este horror. De hecho, mientras leía la novela, sobre todo cuando Sophie decía que había sido "mala" y contaba algunas cosas que había tenído que hacer para sobrevivir, no pude evitar acordarme de un documental que vi en la BBC, en relación al 70 aniversario de su liberación, en el que un superviviente decía que en aquel lugar lo moral y lo ético desaparecían y que la solidariodad era escasa, pues lo que importaba era sobrevivir pese a todo y a todos y eso mismo nos lo cuenta Sophie: En los campos de concentración la gente se comportaba de maneras muy diferentes: unos con cobardía y egoísmo, otros con valentía y altruismo; la conducta no era en absoluto uniforme. Era tan terrible Auschwitz... Sí, Stingo, increíblemente terrible: nunca podías decir si una persona haría cierta cosa de manera noble y honrada como hubiera podido esperarse en el mundo exterior. Y pese a que la sociedad entiende ese instinto de supervivencia, Sophie insiste en la culpa: Hay una cosa que sigue siendo un misterio para mí: el motivo de que me sienta tan culpable por mo conducta allí, aun sabiendo lo que acabo de decirte y que los nazis me convirtieron en un animal enfermo como a todos los demas. Y también me siento culpable de seguir con vida. Es una culpa de la que no puedo librarme, de la que no creo poder librarme jamás... Sin duda, la culpa fue el precio que muchos supervivientes debieron pagar tras ser liberados del infierno. La culpa que siente Sophie, sin embargo, no se entiende hasta el final de la novela. 

No quiero dejar de mencionar el personaje de Nathan. Pese a que pasa a ocupar un segundo plano frente al relato de Sophie, no deja por ello de ser interesante. Su actitud bipolar, eso de ser un caballero encantador en un momento y una verdadera bestia en otros, capta el interés del lector que no deja de sentir que hay mucho más en el personaje que lo que en un principio se cuenta. Nathan es un judío que siente amor y odio por Sophie a partes iguales, por lo que la trata como una verdadera reina en esos momentos en los que es un verdadero caballero o la insulta cuando se convierte en bestia. La personalidad de Nathan atrapa igualmente a Stingo, que lo admira y lo odia por igual, pues para él, Nathan se convierte en un amigo, en un confidente, en casi una persona a quien admirar. Nathan, por tanto, es otro gran misterio de la narración, junto con la decisión de Sophie. 

La novela, sin embargo, tiene su punto negativo y está en el propio narrador. Confiesto que Stingo es un personaje que no me ha gustado absolutamente nada, sobre todo cuando se muestra totalmente obsesionado con el sexo. Entiendo que es un joven escritor que crece en una sociedad profundamente reprimida y que de repente conoce a una pareja que vive el sexo libremente, pero esas escenas en las que narra su fallidas aventuras amorosas y sus constantes menciones al sexo me parecieron que sobraban totalmente en una novela que trata un tema tan interesante como el de la culpabilidad de haber sobrevivido un campo de concentración. No les veo el sentido y las eliminaba completamente.

A modo de conclusión, La decisión de Sophie ha sido una novela que me ha gustado muchísimo pese a que al principio me pareció algo lenta, sin embargo una vez entra en el tema de Sophie se vuelve totamente adictiva y yo apenas pude separarme de sus páginas. Trata un tema, como el de la culpabilidad y el trauma psicológico tras un hecho dramático, que me parece interesante y que el autor lo explora de una forma genial, dosificando la información y revelando poco a poco el pasado,para así atrapar al lector. Sin duda alguna, es una lectura que recomiendo porque no decepciona en absoluto.

Adaptación

La novela de Styron fue adaptada al cine en 1982 con Merly Streep como protagonista, haciendo el papel de Sophie. Desconozco si la adaptación es fiel o no a la novela, pues no he tenido la oportunidad de verla. Pero aquí os dejo el trailer por si os interesa. 





domingo, 9 de julio de 2017

El mundo de Sofía

Título: El mundo de Sofía.
Autor: Jostein Gaarder.
Editorial: Siruela.
Páginas: 656.

Sinopsis
Esta extraordinaria obra de divulgación que se ha convertido ya en una obra de culto aporta una coherente visión de conjunto sobre aquellos aspectos imprescindibles para comprender la historia de la filosofía occidental.El mundo de Sofía tiene el mérito de haber conjugado, acertadamente, rigor y amenidad en una narración donde una joven irá conociendo su propia identidad mientras descubre la capacidad humana de hacer preguntas.

Opinión
Este es uno de esos libros que deberían ser lectura obligada en los colegios antes de que eliminen la Filosofía de las aulas. Gaarder explica a través de los ojos de una niña (Sofía) la historia de la filosofía y lo hace de forma magistral. En las 656 páginas del libro, crea un cuento asombroso en el que vas recorriendo la historia del pensamiento casi sin darte cuenta. Y, lo mejor de todo: aprendes y te entretienes.

Eso, al menos, es lo que me ocurrió a mi en su momento y, por eso, ahora lo he vuelto a leer. Han pasado casi 20 años desde que lo leí por primera vez, pero el libro no solo no ha perdido su encanto, sino que he vuelto a descubrir cosas que en su momento pasé por alto.

Sé que no es la típica lectura, y que de inicio puede asustar a muchos, pero estoy seguro de que si le dais una oportunidad, no os vais a arrepentir. Tiene un lenguaje sencillo y claro que, como ya he dicho, lo convierte en una fábula. Un cuento que se lee con facilidad y sin grandes parones. Desde luego, para mi, es uno de mis libros de cabecera.