domingo, 16 de julio de 2017

Persuasión

Título: Persuasión
Autora: Jane Austen
Editorial: D'época Editorial
Páginas: 440

Sinopsis

Anne Elliot, una soltera de veintisiete años que ha perdido la lozanía de su belleza, vive triste, resignada, y aún enamorada de Frederick Wentworth, un apuesto oficial de la Marina de quien se vio persuadida a separarse ocho años atrás, rompiendo así su compromiso ante la negativa de su padre a dar el consentimiento al matrimonio, y siguiendo el consejo de su amiga y madrina, lady Russell, quien consideraba la elección del joven inadecuada debido a su falta de fortuna y linaje. Ocho años después las circunstancias han cambiado. Frederick Wentworth regresa de las guerras napoleónicas convertido en capitán y con una fortuna considerable amasada gracias a su participación en los botines de guerra. En su reencuentro, se hace patente que el despechado marino no ha perdonado a Anne...


Opinión 

Leí Persuasión por primera vez hace ya bastante tiempo, me atrevería incluso a conjeturar que fue hace algo menos de diez años que un amigo mío puso un ejemplar de la novela en mis manos. Desde entonces la he leído dos veces más, incluyendo ésta, y ha ocupado un lugar especial en mi corazón. No puedo decir que me guste más que Orgullo y prejuicio -sí, lo sé, caigo en el tópico de tener Orgullo y prejuicio como novela favorita de Austen -, pero tampoco puedo decir que me guste menos. A decir verdad, me resulta injusto comparar estas dos novelas, pues me parecen tan distintas que tal comparación carece de sentido. No obstante, en mi reseña no evitaré mencionar otras novelas de Austen para ilustrar tales diferencias.

Desde mi punto de vista, Persuasión es la novela más madura de la autora y no solo porque la escribiera en la última etapa de su vida, cuando la enfermedad ya había hecho acto de presencia, sino también porque su tono parece ser más serio. No encontramos en esta novela ese tono satírico que apreciamos en Orgullo y prejucio o Emma, asimismo, su personaje principal - Anne Elliot - carece de la vitalidad que tienen Liz Bennet, Emma o Marianne Dashwood. La ambientación es, además, algo más oscura y melancólica, hay una sensación de tristeza en gran parte de la novela que se relacióna con el hecho de que esté ambientada en otoño que a su vez es una simbología de la edad de Anne, que se encuentra en lo que se llama el "otoño" de la vida. Esta ambientación se confirma, además, cuando los personajes visitan Lyme, pueblo costero y lleno de turistas durante la estación estival, pues lejos de hacerlo en verano lo hacen en invierno, cuando apenas queda gente en el pueblo y el tiempo es tan desapacible. Noto, además, una falta de personajes cómico-patéticos, sí que los  hay patéticos como Sir Walter Elliot y Elizabeth Elliot -padre y hermana de Anne-, pero les falta ese perfil cómico que tienen otros personajes como el Señor Collins de Orgullo y prejuicio o el Señor Palmer de Sentido y sensibilidad, y son cómicos no porque causen risa, sino porque su actitud es cómica en sí misma, no despiertan antipatía como sí lo hacen Sir Elliot y su hija, sino más bien una sonrisa. Asimismo, la madurez de la novela también se aprecia en los sentimientos que transmite: una cierta lástima por Anne, una culpabilidad por haberse dejado persuadir, angustia de experimentar unos sentimientos no correspondidos y, sobre todo, tensión. Tensión ante el encuentro con el Capitán Wentworth, tensión por la presencia de Lady Rusell, tensión por saber qué pasará con estos dos personajes.

La madurez de la novela tiene su expresión máxima en la protagonista: Anne Elliot. Entre todas las llamadas heroínas de Austen, Anne es la que más introvertida me parece y, sin embargo, es la que más conocemos, pues toda la novela gira en torno a ella y sus sentimientos. En comparación con Liz Bennet y Emma, Anne parece poca cosa, es muy influenciable, hecho que demuestra que rechazara al Captián Wentworth tras ser persuadida por Lady Russell, eso no hubiera sido posible con Liz ¡y mucho menos con Emma! Si tengo que buscar un personaje que se parezca a Anne, esa sería Elinor Dashwood, aunque ésta me parece mucho más resiliente. Anne es un personaje a la que se le niega tener voz, al menos ante sus familiares, no obstante, cuando dispone de ella se expresa con una gran coherencia y criterio. Es una gran observadora y en numerosas ocasiones se hace mención a los gestos y las miradas, en especial, los del Capitán Wentwoth quien deja ver sus sentimientos a través de ellos. Solo Anne parece saber interpretarlos. Es inevitable sentir cierta lástima por Anne, por todo lo que sufre a lo largo de la novela al no creerse correspondida, e incluso "odiada", por el capitán Wentworth, aunque también entran ganas de decirle ¡chiquilla despierta ya!

Acompañan a Anne una serie de personajes que tienen más o menos importancia. Sin duda alguna, el más relevante es el Capitán Wentworth que también se distingue de sus compañeros masculinos austenianos. Wentworth, al contrario que los otros personajes masculinos, se ha hecho a sí mismo, pues su fortuna y su posición social se lo ha ganado él mismo con su trabajo en la marina y su presumible intervención en la guerra con Francia. Ni Darcy, aunque fiel cuidador de la fortuna familiar, ni el señor Knightley pueden presumir de lo mismo. El resto de los personajes de la novela no son más que el reflejo de la gentry que rodeaba a Jane Austen, desde el baronet Sir Elliot hasta los aristócratas rurales compuestos por los señores Musgrove. Destacan en esta ocasión, sin embargo, los personajes integrantes de la marina, el ya mencionado Capitán Wentworth, el capitán Harville o el Almirante Croft, quienes tienen un acto de presencia mayor que en otras novelas de Austen. Da casi la sensación de que la autora quiere reivindicar a los marinos, pues frente a la opinión tam pobre que Sir Elliot o Lady Russell tienen de los miembros de la marina, éstos se presentan en la novela como personas bien educadas, "con las que da gusto socializar", y mucho más cercanas y amablas que aquellos que se dan aire de superioridad. De hecho, cuando Sir Walter conocer a los Crofts, cambia su opinión y parece considerarlos dignos de ocupar Kellynch. Hay espacio también para los antagonistas, aquellos que llevados por su ambición están dispuestos a llevar a cabo cualquier jugarreta; como el Señor Elliot, primo de Anne que intenta seducirla con el fin de asegurarse el título de baronet, o la señora Clay, una viuda de pocos recursos, que intenta casarse con el señor Elliot.

Como viene siendo común en las novelas de Austen, el contexto histórico tiene poco peso -prácticamente nada-, pero dado que en Persuasión hay varios personajes que forman parte de la marina inglesa, se hace mención en dos o tres ocasiones de las guerras con Francia. Pero para ser del todo sincera, el contexto histórico en las novelas de Austen no es del todo necesario, pues la autora presta una mayor atención las relaciones socialeas de la época y ligado a esto me atrevo a hacer mención al femenismo de la autora. Sobre este tema ha corrido ríos de tintas, tanto a favor como en contra, personalmente (e insisto, es mi opinión personal) dudo mucho que Jane Austen fuera feminista, pero como mujer soltera que trataba de ganarse la vida ¡y de escritora ni más ni menos! creo que era muy consciente del papel jugado por la mujer en la sociedad, un papel menor y de poca importancia, y de ahí que de vez en cuando la autora se rebelara. Ya lo hacía en Orgullo y prejuicio cuando Liz Bennet se rie de todos los requisitos que una mujer debía tener para ser considerada medianamente digna de consideración para el matrimonio, y lo hace en un dialogo digno de un aplauso. Y Jane Austen vuelve a hacer algo parecido en Persuasión, en esta ocasión de una forma menos irónica y más directa, en un diálogo en el que Anne y el Capitán Harville discuten sobre el amor en el hombre y la mujer. Para éste, no hay duda de que el hombre es mucho más constante y fuerte en el amor, mientras que Anne considera que la mujer es más sensible y constante; de hecho su opinión se resume en una frase que a mí se me quedó grabada a fuego la primera vez que leí la novela: El único privilegio que reivindico para mi sexo [...] es el de un amor más durarero, aun cuando se haya perdido toda esperanza. Esta frase, además, es la que provoca el desenlace final y marca el destino de Anne.

No puedo terminar esta reseña sin hacer mención de la magnífica edición que D'época editorial hizo de esta novela el año pasado. Y es magnífica no solo por su presentación física, es decir del libro en sí mismo, con pasta dura, sobrecubierta y papel de gran calidad; sino también por su contenido, que incluye una extensa introducción a la novela, una excelente traducción con notas al pie de página para aclarar ciertos detalles de la novela y un apéndice que incluye las memorias de tres sobrinos de Jane Austen que permite un mayor acercamiento a la autora. Al final del mismo, además, se incluyen una serie de imágenes que ilustraron las primeras ediciones de la novela y un DVD que incluye un documental sobre Jane Austen. En definitiva, una verdadera joya.

Así, pues, no puedo más que recomendar la lectura de Persuasión. Quizás si nunca se ha leído nada de la autora, no recomendaría empezar por esta novela, pero sí creo que debe ser la segunda o la tercera novela en leerse porque personalmente es la más madura y, por tanto, diferente. Aún así, debe leerse, porque se puede ver otro lado de la autora, con unos personajes que llegan al corazón y una historia que emociona.

Esta reseña forma parte del homenaje a Jane Austen que están llevando las chicas del blog Las inquilinas de Netherfield. 

Homenaje a Jane Austen


Adaptación

Persuasión tiene varias adaptaciones cinematográficas, sin embargo la que yo conozco es la que emitió el canal británico ITV en 2007. Está dirigida por Adrian Shergold y protagonizada por  Sally Hawkins y  Rupert Penry-Jones como Anne Elliot y Capitán Wentworht respectivamente. La verdad es que a mí me gustaba mucho, pero volví a verla hace poco tras haber leído la novela y me he dado cuenta que tenía una opinión demasiado sobrevalorada. Decir que es una adaptación sería exagerar demasiado y yo no soy muy puritana, pueba de ello que me gusta mucho la adaptación de Orgullo y prejuicio de Joe Wright, pero es que en esta ocasión han cogido la esencia de la novela y luego han hecho lo que le han dado la gana. Hay escenas demasiado resumidas, diálogos que se mezclan (De hecho el diálogo que hago mención más arriba que tiene lugar entre Harville y Anne Elliot, en la película tiene lugar entre Anne y Benwick) y la escena final queda ensombrecida con la carrera que se pega Anne por todo Bath. En fin, creo que es necesario una nueva adaptación, más fiel y mejor dirigida. En cualquier caso, aquí os dejo el tráiler:



6 comentarios:

  1. Es una novela que tengo pendiente desde hace mucho. Ahora deberé de leerla pronto, me han entrado ganas después de leer tu reseña.
    Besos

    ResponderEliminar
  2. Me encanta esta edición en concreto, me tengo que hacer con ella. Un beso!

    ResponderEliminar
  3. Tengo pendiente leer a Jane Austen, así que me anoto tu recomendación de empezar por esta novela.
    Un beso ;)

    ResponderEliminar
  4. Estupenda reseña. Es la última novela de Austen que he leído para una lectura conjunta en Facebook. Estoy de acuerdo, yo también lo indico en mi reseña, en que es una novela de madurez en que se notan los años de la autora. Cierto es que no era mucho más joven cuando escribió "Emma" o "Orgullo y prejuicio", pero le enfermedad o la experiencia de lo escrito antes, le dan un poso que no tenía en sus obras anteriores. Mi favorita sigue siendo "Emma". Sé que no es de las más valoradas, pero es la primera que leí y me enamoró. Ese personaje metomentodo y alocado, pero tierno y sensible, me cautivó totalmente.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  5. Qué reseña más bonita de mi novela favorita de Jane. Y además comentas algo que yo no quise comentar en mi última reseña de "Sentido y sensibilidad" porque ya de por sí me quedó larguísima y no quería alargarme más, y es que si hay un personaje que se acerca a Anne Elliot, es el de Elinor Dashwood, a pesar de las diferencias entre ambas. Y son mis dos personajes favoritos de Jane Austen sin lugar a dudas :)

    Sobre la reivindicación de la Marina y los marinos crees bien. Sus dos hermanos pertenecian a la Marina Británica y en esta novela enaltece la profesión en honor a ellos.

    Enhorabuena por la reseña y mil gracias por participar en el homenaje :*

    ResponderEliminar
  6. Es uno de mis grandes pendientes entre los clásicos. A ver cuando me animo.

    Bs.

    ResponderEliminar