lunes, 8 de octubre de 2018

The girl at the Lion d'Or

Título: The girl at the Lion d'Or
Autor: Sebastian Faulks
Editorial: Random House
Páginas: 256

Sinopsis

Mid-1930s, Northern France. A mysterious young girl named Anne Louvet arrives at the seedy Hotel du Lion d’Or in the small French town of Janvilliers. She is seeking a job and a new life, far removed from the injustices of her past. At the hotel, Anne meets the cultured, rich and married Hartmann and begins anaffair with the married Great War veteran, revealing her secrets, fears and hopes to him. From award-winning author Sebastian Faulks, Girl at The Lion d’Or is a powerful story of love and conscience, will and desire.

Opinión

No sé si es porque últimamente, y debido a mi situación laboral, leo a trompicones, pero no logro dar con el libro que llegue a satisfacerme del todo. Y es que, como muy bien dicen en el nuevo programa de la Cadena Ser (Los muchos libros), no se trata de la cantidad de libros, sino de cómo estos te dejan tras la lectura y últimamente solo encuentro insatisfacción. Pero si he de ser honesta, este autor tampoco terminó de gustarme con Birdsong cuya adaptación televisiva disfruté más que la lectura. Pero se trataba de darle una nueva oportunidad, pues el libro me atrajo en cuanto lo vi y la sinopsis me pareció de lo más atrayente, no obstante dudo que vuelva a repetir ya que una tercera decepción sería demasiado.

Con esta novela, Sebastian Faulks vuelve a situarnos en Francia, en un pequeño pueblecito, al que se traslada Anne para trabajar como camarera y empezar una nueva vida. Anne se nos presenta como una joven independiente que esconde un secreto familiar. De nuevo, nos encontramos con un ambiente post-bélico, pues la Primera Guerra Mundial terminó hace unos años y la Segunda parece que se está forjando en un contexto político algo agitado. No obstante, el contexto poco importa, la novela se centra en Anne y como ésta, sin que el lector se entere, se enamora de Hartmann. Y es aquí donde reside el principal y más serio problema de la novela, porque el lector no se entera ni cuándo ni cómo se enamoran los personajes principales, pues ella, al parecer, se enamora con solo verlo jugar al tenis y él, atrapado en un matrimonio sin amor con una mujer que no puede tener hijos, se ve tentado por una jovencita inocente y ahí acaba todo. El lector no termina de entender cómo termina enamorándose esta pareja y luego hay una falta absoluta de pasión entre ellos. 

Si el argumento falla en dar una historia de amor poco creíble, lo peor es la actitud de los personajes. Él emplea tal tono paternalista que dan ganas de vomitar, en todo momento justifica la infidelidad con un "no soy mal marido, pero..." y ni siquiera cuando su mujer lo enfrenta es capaz de dar la cara. Asimismo, no seduce a Anne como tal, sino que la relación que se establece entre ellos es de dependencia pues Hartmann es padre y amante al mismo tiempo (Ains, pobre Anne, sabe tan poco del mundo real, que me veo forzada a protegerla...). Anne es un personaje que se presenta en un principio independiente y fuerte, el tipo personaje femenino que sabes que va a salir adelante. Tras enamorarse, no hace más que esperar por él, se convierte en dependiente y es tan, tan, tan "inocente" que la mujer de Hartmann es prácticamente inexistente, como si no le importara que Hartmann viva con la mujer y se acueste con ella. El patetismo del personaje es mayúsculo.

El argumento es prácticamente nulo, más allá de un affair que no se sabe como nace, la historia cuenta poco. Ni siquiera el supuesto secreto de Anne tiene un efecto en la historia y básicamente es un toque dramático innecesario. Por un momento, en cierta parte de la novela, pensé que el autor se atrevería a dar un giro argumental que podría haber dado mucho juego, pero ni eso... Es de estas historias que lees tan fácil como olvidas y el final, que es como un final circular, pretende dignificar la historia pero al final lo que ocurre es que el lector se siente absolutamente estafado.

En definitiva, resumiría esta lectura como una pérdida absoluta de tiempo que me ha dejado insatisfecha.