domingo, 27 de enero de 2019

Como agua para chocolate

Título: Como agua para chocolate
Autora: Laura Esquivel
Editorial: Debolsillo
Páginas: 272

Sinopsis


«Y así como un poeta juega con las palabras, así ella jugaba a su antojo con los ingredientes y con las cantidades, obteniendo resultados fenomenales.»

No siempre tenemos a mano los ingredientes de la felicidad. Tita lo había aprendido desde pequeña, cuando crecía en la cocina con Nacha y se le negaba toda posibilidad de vida propia desde su nacimiento. Pero lo que también aprendió Tita es que los ingredientes no son lo más importante para cocinar un buen plato, sino todo el amor con que seas capaz de hacerlo.


Pero Tita se dio cuenta de que sus platos no solo tenían el poder de deslumbrar por sus sabores y texturas. Su tristeza, su alegría, su deseo o su dolor a la hora de prepararlos se contagiaban irremediablemente a todo aquel que los probaba.


Opinión

Como agua para chocolate has sido hasta ahora uno de esos libros eternamente pendientes de leer. Por un tiempo lo tuve en físico en mi estantería y me rogaba para que lo leyera y, tras mudarme a Inglaterra, lo adquirí para mi kindle. Y no sé si fue porque había visto la película en un par de ocasiones, o simplemente por cuestiones de la vida que hace que dejes algunas cosas a un lado, pero no lo he leído hasta ahora cuando una booktuber la incluyó en su lista de mejores libros del año. 

La lectura ha estado a la altura de mis expectaciones en cierto modo, es decir, la película me gustó bastante así que el libro también me ha gustado, pero he de confesar que esperaba un poquitín más pues siempre pienso que el libro aporta algo más que la película, sin embargo en esta ocasión no es así porque la película es clavada al libro. Así que en cierta manera me decepcionó un poco... Pero en general me ha parecido una lectura muy dulce (sí, no encuentro mejor manera de definir lo que he sentido al terminarla). 

El argumento brilla por su sencillez: Tita se enamora de Pedro, pero Pedro no tiene permitido casarse con Tita pues está destinada a cuidar a su madre al ser la hermana menor; así, para seguir cerca de Tita, Pedro decide casarse con su hermana Rosaura... pero la felicidad de ambos no va a ser tan sencilla. Y pese a que el argumento es sencillo, la manera en la que se narran los hechos no lo son. La autora hace uso de recetas mexicanas que entrelaza con la historia, así la cocina, las metáforas, el realismo mágico hacen de esta historia algo especial, algo difícil de olvidar. Especialmente, me gusta como la autora hace uso de este recurso de realismo mágico para disminuir los hechos más dramáticos de la novela, por ejemplo, la decepción de Tita tras enterarse del matrimonio de Pedro con su hermana o la huida de su hermana Gertrudis. Todos hechos podrían haberse narrado de otra forma, podría haber dado ese toque dramático a la historia, en su lugar, ese toque de realismo mágico convierten a la novela en algo más placentero que leer. El lector es consciente de que lo que ocurre es triste, pero la autora lo suaviza. 

Por otro lado, los personajes están muy bien definidos. Tita es la gran protagonista de la novela y se caracteriza por su dulzura pero también su fortaleza para sobrellevar cada uno de los obstáculos que le sobrevienen, a veces impuestos por su madre. Pero para mí, la gran incomprendida es la madre, María Elena, quizás considerada la antagonista de la historia por lo mucho que hace sufrir a Tita. Sin embargo, al final se revela su gran secreto y no queda más que sentir una profunda lástima por ella. Por otro lado, Pedro me parece el gran cobarde... quizás no estéis de acuerdo conmigo, pero es un personaje que no logro entender ni tampoco simpatizar. Su decisión de casarse con la hermana de Tita es absolutamente egoísta, pues no ayuda a la felicidad de nadie, y sus actos de celos y control sobre Tita me parecen machistas. Y, por último, el personaje de Nacha, ese personaje que ayuda a la protagonista a sobrellevar todos los dramas de su vida.

Finalmente, me gustaría mencionar el final aunque de pasada, pues me parece absolutamente poético. Creo que es el final perfecto para esta clase de historia.


Adaptación

Como ya he mencionado, Como agua para chocolate tiene una adaptación cinematográfica del año 1992. Es una producción mexicana, lo que ya es un punto a su favor, y además la autora fue la que escribió el guión, de ahí que sea tan fiel a la novela. La protagonizan Marco Leonardi y Lumi Cavazos. Lo que más me gusta de la película es precisamente que no es una producción hollywoodiense con actores excesivamente guapos y con una historia que pierde su esencia. Realmente la recomiendo.





domingo, 13 de enero de 2019

Howards End

Título: Howards End
Autor: E. M. Forster
Editorial: Hodder & Stoughton
Páginas: leído en Kindle

Sinopsis


Howards End is a novel by E. M. Forster about social conventions, codes of conduct and relationships in turn-of-the-century England. A strong-willed and intelligent woman refuses to allow the pretensions of her husband's smug English family to ruin her life. Howards End is considered by some to be Forster's masterpiece.

Opinión

¡Por fin! Que gustazo da terminar una novela que verdaderamente te ha gustado casi de principio a fin y, no voy a mentir, hacia muchísimo tiempo que no sentía algo así, pues desafortunadamente mis últimas lecturas de novelas clásicas no me habían dejado del todo satisfecha. Pero vino Howards End y terminó la mala racha, eso espero.

Esta novela de E. M. Forster tiene como protagonista a dos hermanas, Helen y Margaret Schlegel. Dos mujeres de espíritu libre, independientes, inteligentes, amantes de la cultura y el debate a las que les une un vínculo que nace de compartir la misma sangre, pero también del amor, el respeto y la admiración mutua. Desde el principio se ve que estas dos hermanas se quieren, son capaces de entenderse con solo mirarse y reírse de las mismas bromas. Es una relación de hermanas verdaderamente envidiable y que solo quien tiene una relación así con su hermana puede comprenderla. Y la vida de estas dos hermanas transcurre casi sin sobresaltos, pues tienen dinero que viene de sus padres, una tía que las ama y la vida de Londres, siempre tan animada. Pero esta tranquilidad se va a ver interrumpida tras el encuentro con los Wilcox, una familia de bien que va a cambiar por completo la vida de estas dos hermanas, siendo Helen la primera afectada al encapricharse de Paul y, tras ella, Margaret quien establecerá una extraña relación de amistad con la señora Wilcox que cambiara su vida. El señor Wilcox, así como su hijo Charles también jugarán un papel importante en esta historia. Colateralmente nos encontramos con el pobre señor Bast, quien será víctima y asimismo causante de los problemas de las hermanas. 

El argumento de esta novela está perfectamente construido, cada hecho tiene su consecuencia y cada personaje juega un rol importante, incluso aquellos que parecen estar en un segundo plano. Y lo más interesante de la historia es que el detonante de la misma, no deja de ser un hecho tan insignificante que el final nada tiene que ver con el principio y no puedo más que disfrutar de historias que evolucionan hasta cambiar en 180 grados. Todo lo que ocurre, e insisto, todo, es inesperado. Pero al mismo tiempo, hay algo cíclico en la historia pues si bien empieza en Howards End, también termina en Howards End pues es en esta casa de campo donde todo empieza y todo termina. Es un personaje más, pues actúa como testigo de todo lo que ocurre. 

Pese a que no es una novela en absoluto densa, es sin duda alguna un reflejo de su época. Nos encontramos en la Inglaterra anterior a la I Guerra Mundial, las clases aún seguían estrictos códigos de conducta, tal y como puede verse en la actitud de Henry Wilcox, e incluso en la de Margaret. Las clases sociales aún no se han disuelto con la guerra y las diferencias entre las mismas seguían aún presentes. En la clase alta sigue predominando una actitud snobista y Margaret y Helen son ejemplo de ello, particularmente cuando equivocadamente se ofrecen a ayudar a Mr. Bast, siendo este ofrecimiento la causa de su desgracia. El mismo snobismo se puede ver en el señor Wilcox, el representante del peor capitalismo inglés y desprecio hacia las clases bajas. También representa el machismo, cuando juzga su conducta de una forma diferente a la conducta de Helen, pese a que los dos cometen el mismo "pecado". 

Pero si algo me ha gustado de esta novela es la evolución de los personajes. Al principio, no pude evitar comparar la actitud de estas dos hermanas con la de otras dos hermanas famosas, Elinor y Marianne Dashwood de Sentido y sensibilidad, y si al principio Helen se parece a Marianne y Margaret a Elinor, lo cierto es que a medida que seguía leyendo esta comparación se quedaba corta. Los personajes muestran una evolución enorme, así, si al princpio las describía como mujeres de espirítu libre, independiente, inteligentes, etc. los hechos que ocurren en la novela las cambia, así, por ejemplo, Margaret se hace más fuerte, pero en cierto momento de la novela renuncia a su carácter independiente, a su pensamiento crítico, casi de una manera que el lector no entiende como una mujer como esa cambia en pos de una mujer más sumisa; en Helen, por el contrario, se acentúa ese espíritu libre, esa independiencia, se convierte en una mujer "rebelde" que le impide entender el cambio en su hermana, de ahí que sus caminos se separen y que esa relación que nace del amor, el respeto y la admiración se rompa. 

En fin, solo me queda recomendarla porque es una lectura que se disfruta de princpio a fin. Me parecido una historia increíblemente entretenida, con unos personajes con los que empatizar y admirar y ligeramente escrita, con unos diálogoso exquisitos. 

Adaptaciones

Howards End ha tenido varias adaptaciones, pero quizás las más conocidas sean la película del año 1992 y que estuvo protagonizada por Emma Thompson, Helena Boham Carter, Anthony Hopkins y Vanessa Redgrave. En 2017, la BBC adaptó la novela como mini-serie de cuatro capítulo protagonizada por Hayley Atwell, Matthew Macfadyen y Philippa Coulthard que es la que pienso ver. Aquí el tráiler:




sábado, 5 de enero de 2019

Indiana o las pasiones de Madame Delmare

Título: Indiana o las pasiones de Madame Delmare
Autora: George Sand
Editorial: d'Época
Páginas: 334

Sinopsis

Esta apasionante y conmovedora novela narra la historia de Indiana, una bella e inocente joven obligada a contraer un matrimonio de conveniencia con el señor Delmare, un estricto y anciano coronel ya retirado. Bajo el ala protectora de su primo, el fiel y taciturno sir Ralph, la joven e infeliz esposa vive una existencia anodina en una rica mansión de provincias hasta que se enamora perdidamente del apuesto Raymon de Ramière, un aristócrata frívolo y aparentemente encantador que subvierte toda su existencia. Resucitada de una vida desprovista de alegrías, la primera de las pasiones de Indiana es despertada por el hombre equivocado. La inconstancia en los sentimientos de Raymon y su engañosa personalidad harán tambalear el corazón de la señora Delmare entre la indignación y una atracción imposible de dominar, poniendo en peligro su honor.


Opinión

Resulta verdaderamente admirable cuando una editorial pone por delante la pasión por los libros que los intereses económicos, aunque éstos también existan. Y creo que eso es lo que está haciendo precisamente la editorial d'Época, pues con cada libro publicado demuestra que los que están detrás de esta empresa sienten una verdadera pasión por los libros, sino no se explicaría las cuidadas ediciones de cada una de sus publicaciones, pero también un amor por esas historias clásicas que por algún motivo han caído en el olvido. Es por eso que para mí da igual lo que saquen, sé que directamente va a pasar a mi lista de pendientes.

El riesgo de querer "resucitar" esas obras clásicas olvidadas es que a veces éstas tienen un mal envejecer y la novela que reseño hoy me parece un ejemplo perfecto. Creo que para los lectores que no estén acostumbrados a este tipo de literatura, Indiana puede parecer tremendamente naíf y un auténtico tostón. Bueno, hay que entender la obra en su contexto y en este sentido la novela es una verdadera obra de arte, pues lo que se esconde es una crítica a una sociedad donde los matrimonios de conveniencia primaban y el honor de la mujer seguía siendo el tesoro más preciado que en el momento que se perdía ya no podía recuperarse. George, sin embargo, explica que esa nunca fue su intención y que la novela salió como salió y es normal que saliera así de una autora como ella, una mujer increíblemente independiente, que vivió la vida que quiso, que se dedicó a la escritura profesionalmente y ganó dinero con ella y que mantuvo a su familia hasta el final. Se dice que incluso pagó parte del entierro de Chopin, quien fue su pareja por varios años. George representa a ese tipo de mujer del que sentirse orgullosa de pertencer a su sexo, luchadora, inteligente, independiente, crítica, socialista, etc. Esa una escritora popular y muy respetada en los círculos literarios de su eñoca.   Y si la novela le salió reivindicativa es porque George era reivindicativa (¡fue la primera mujer en reivindicar el uso de los "ropajes masculinos" por parte de las mujeres ¿Qué más se puede decir?). 

Pero centrándonos en la novela, ésta tiene como protagonista a Indiana, una muchacha que se ve atrapada en un matrimonio sin amor que, de repente, se topa con Raymon, un joven atractivo que se enamora tan pronto como se desenamora. Indiana pierde totalmente la cabeza por Raymon que llega a manipularla hasta el punto de arriesgar su honor por él. La típica clásica historia de amor prohibido pero con un giro final que pocos lectores podrán intuir. Indiana se presenta como una mujer absolutamente plana, nada en ella es admirable, es ignorante, inocente, ingenua, etc. los típicos adjectivos que definirían a una mujer de clase media-alta de la Francia del XIX, al menos la imagen que podemos tener todos en la cabeza. Raymon, por el contrario, es un hombre de sociedad, envuelto en causas políticas péridad, que ya ha vivido varias experiencias y su carácter donjuanesco se manifiesta desde el principio. El lector lo cala desde el principio y se da cuenta de que Raymon es lo que vulgarmente diríamos un "mal bicho". No obstante, la vida vacía que lleva Indiana, la falta de amor en su matrimonio y, sobre todo, el aislamiento hace que ésta caiga rendida ante la palabrería del experimentado Raymon. Una relación que empieza casi sin que el lector se entere  y que da pie a largos monólogos por parte del protagonista masculino que llegan a ser exasperantes. Una relación platónica donde abundan las exageradas declaraciones de amor tan típicas de la literatura de la época. 

Y si Indiana se presenta como esa mujer ingenua capaz de caer profundamente enamorada tras tres o cuatro palabras bonitas, la autora le da una lección importante que es cuando la novela se pone más interesante. Pues, cuando parecía que los personajes no iban a evolucionar, la autora da un giro final que hace que los personajes, al menos Indiana, madure. Lo mismo le ocurre a Ralph, el tercer punto de un "triángulo amoroso", un casi Mr Darcy que está ahí para proteger a Indiana y salvarla cuando es necesario. Raymond, y de esto George tuvo que saber bastante, tuvo el final que siempre buscó. 

Mentiría si dijera que la novela me ha apasionado, porque no es así, y aún no estoy segura de que me haya gustado del todo. Creo que lo peor ha sido no poder empatizar con ninguno de los personajes, ni siquiera con Indiana, los largos mónologos de Raymon a quien me hubiera gustado llamar sinvergüenza más de una vez y a la manipulación que este ejerce sobre la pobre Indiana, sobre todo cuando éste no ve "consumado" su amor. Pero sí me ha parecido una lectura muy interesante, sobre todo por la mirada instropectiva que ofrece la autora sobre la situación miserable de la mujer de esa época, la idea del honor, las relaciones matrimoniales, las infidelidades, etc. La autora también deja caer algunas de sus ideas políticas y el ambiente revuelto existente en Francia en ese momento. Así que desde una perspectiva histórica es una lectura muy interesante. Pero creo que como lectura de entretenimiento es una novela que no ha envejecido muy bien y que puede no ser del gusto de todos.