martes, 16 de abril de 2019

Los caballeros de la reina

Título: Los caballeros de la reina.
Autora: María Pilar Queralt del Hierro.
Editorial: Edaf
Páginas: 230

Sinopsis

Si el monarca buscaba la pasion en alcobas ajenas, es perfectamente logico que la soberana hiciera otro tanto. Si bien, salvo excepciones, sus aventuras amorosas han pasado mas inadvertidas. El lugar secundario que la gran Historia ha otorgado a las reinas consortes ha hecho las veces de oportuna pantalla tras la que vivir tan inoportunos romances. Amantes apasionados, chevaliers servants o enamorados del poder como Godoy, el cardenal Mazarino, Rasputin y tantos otros unen sus nombres a los de soberanas tan emblematicas como Cleopatra, Maria Antonieta, Catalina la Grande, e incluso la mitica Sissi.


Opinión

No sé si conocen el programa de la Cadena Ser "Cualquier tiempo pasado fue anterior", en el que Nieves Concostrina narra de forma muy particular hechos históricos, en ocasiones, poco conocidos. A mí este programa me encanta, me los he escuchado todos a través de ivox, e incluso algunos los he escuchado dos veces (Por ejemplo, el de Goya). y ¿Por qué os hablo de este programa de radio? Pues porque fue precisamente a través de este programa que llegué al libro que hoy os traigo (otra de las ventajas de un programa como este, que te da a conocer nuevos autores y libros). En el programa, Nieves Concostrina hablaba de una de las reinas más polémicas de la historia española: María Cristina, esposa de Fernando VII y madre de la futura Isabel II. María Cristina se quedó viuda al poco de casarse y en total "secreto" se casó con el que se considera fue su amante. Lo particular del caso es que María Cristina no podía hacer este matrimonio público, sin embargo los embarazos constantes (Se dice que dio a luz al poco de dar un discurso público) hizo imposible mantener el secreto.

Pues más historias como ésta nos trae el libro de María Pilar porque si el rey se divertía con amantes y fiestas ¿Qué hacía la reina mientras tanto? Pues algunas se resignaban y aguantaban la cornamenta, al fin y al cabo ser renia no era una mala posición ¿no? Otras, sin embargo, decidieron vivir sus vidas y tener sus propias historias de amor y son estas historias de amor las que nos encontramos en este libro: desde la bellísima e inteligentísima Cleopatra hasta la ingenua zarina de Rusia Alejandra. Todas estas reinas fueron diferentes y sus historias, en ocasiones, han pasado de largo. Llama la atención como algunas reinas se lanzaron al amor del primer hombre que les trataba medianamente bien, pues no hay que olvidar que muchas de ellas se casaron por conveniencia y el amor no era más que algo secundario. Los reyes no fueron, ni de lejos, príncipes azules y las reinas, muy a menudo, eran ignoradas por sus maridos una vez cumplían con lo que tenían que cumplir: dar un heredero. Las reinas sentían una necesidad de ser amadas y se rendían a esa necesidad a la primera galantería. Otras reinas, sin embargo, sentían estar casadas con absolutos peleles (Luis XVI es un buen ejemplo de ello) y buscaban fuera del dormitorio lo que no tenían dentro y yo desde luego no les culpo. Luego están aquellas que fueron casadas con homosexuales (sí, no había problema con ello) o con verdaderos psicópatas como fue el caso del rey Cristian de Dinamarca. Sea por lo que fuera, lo cierto es que estas reinas eran absolutamente infelices en sus respectivos matrimonios y solo buscaban felicidad en los brazos de otros hombres.

He de decir que el libro se lee en un par de sentadas, puesto que los capítulos son muy cortos y facilita que la lectura se haga de manera rápida y cuando te quieres dar cuenta ya lo has terminado. Hay algunos capítulos que me sobran totalmente, como el de la reina de Saba, puesto que aquí no se habla de la infidelidad de la reina. Tampoco soy totalmente de acuerdo en incluir a Sissí, emperatriz de Austria Hungría, en la lista puesto que he leído varias biografías de la emperatriz y nunca llegó a ser infiel a su marido. De hecho, Sissí estaba tan preocupada en sí misma como para prestar atención a ningún hombre. Y pese a que algunos lectores la brevedad de los capítulos puede ser una ventaja, confieso que a mi me parecido una lectura muy superficial... en algunos de los caso se dan dos o tres datitos y se pasa a la siguiente reina. A mí me hubiera gustado que la autora hubiera profundizado un poco más y que en lugar de la cantidad hubiera primado la calidad de la investigación, por ejemplo, en los caso de Catalina de Rusia o la esposa de Cristian de Dinamarca cuya historia de amor dio pie a la creación de una película. La verdad es que me ha faltado más desarrollo de algunas de las historias que me parecen muy cogidas con pinzas.

En general, pienso que es una lectura muy entretenida pero un tanto superficial puesto que no profundiza en ciertos detalles y en algunos casos tira más de rumores que de pruebas. Creo que es una interesante primera aproximación a un tema curioso, pero que al final si se quiere saber más de casos particulares lo mejor que se puede hacer es leer una buena biografía que es lo que probablemente haré. Por mi parte estoy contenta de haberlo leído porque eso significa que vuelvo a leer libros de historia por placer, lo que hacía bastante tiempo que no hacía. 


No hay comentarios:

Publicar un comentario