martes, 28 de mayo de 2019

A room with a view

Título: A room with a view
Autor: E.M.Forster
Editorial: Digireads
Páginas: 119

Argumento

"But you do," he went on, not waiting for contradiction. "You love the boy body and soul, plainly, directly, as he loves you, and no other word expresses it ..."

Lucy has her rigid, middle-class life mapped out for her, until she visits Florence with her uptight cousin Charlotte, and finds her neatly ordered existence thrown off balance. Her eyes are opened by the unconventional characters she meets at the Pension Bertolini: flamboyant romantic novelist Eleanor Lavish, the Cockney Signora, curious Mr Emerson and, most of all, his passionate son George.


Lucy finds herself torn between the intensity of life in Italy and the repressed morals of Edwardian England, personified in her terminally dull fiancé Cecil Vyse. Will she ever learn to follow her own heart?


Opinión

Pocas veces ocurre que repita con un autor en menos de un año y cuando esto sucede no hay más que admitir que ese autor o autora se ha convertido en uno de los incondicionales, uno de esos escritores o escritoras que leeré sí o sí de forma casi incondicional. Lo curioso en esta situación es que ninguno de los libros que he leído de Forster, este que reseño y Howard´s end, me han enamorado, sin embargo ambos tienen algo que hace que quiera repetir con el autor y quizás sea que los libros dejan una buena sensación cuando los terminas y que transmiten una clase de inocencia y gran sensibilidad. Por eso sé que repetiré con el autor, no sé si este año o el que viene, pero repetiré.

Llegué a Una habitación con vistas como llego a muchas de las novelas que leo últimamente: blogs o vídeos de Youtube (Hay youtubers que de verdad merecen la pena, por ejemplo, Magrat Ajostiernos). Era una novela que tenía tantas reseñas positivas que no podía más que leerla para saber si estaba a la altura de las expectativas. Y, desde luego, las expectativas eran muy, muy altas. Demasiadas diría yo. Había varios aspectos de la novela que me atraían a simple vista: una protagonista inocente, un triángulo amoroso e Italia. Referente a la protagonista, Lucy Honeychurh, es de esas protagonistas dulces, inocentes pero con un claro fuego interior deseando salir y que se manifiesta con sus ganas de vivir, explorar y en su amor inesperado hacia un desconocido excéntrico. Luego está el triángulo amoroso en la que Lucy se ve envuelta y que la fuerza a decidir entre el hombre que cree amar (Cecil) y que representa la moral rígida eduardiana y que la trata de una forma absolutamente paternalista, como a una niña que hay que educar para que esté a la altura, mientras que por otro lado tiene a George que la ama desde el momento en la que ve y que la ama por lo que es. Por último, Italia, Florencia, que es otro gran protagonista, porque todo comienza en Italia, en una habitación sin vistas. La manera en la que Forster describe a Italia y los italianos está cargada de verdadero amor hacia el país, y yo sé lo que es eso porque yo pisé Florencia una vez y aún no la he olvidado. Yo no podría estar más de acuerdo con esta cita: Uno no viene a Italia para encontrarse con cosas agradables -fue la réplica-; uno viene a encontrar vida. Buon giorno! Buon giorno! 

Pese a que esta novela es una historia de amor que nace en los campos de Florecia con un apasionado e improvisado besos, de esos que quitan el aliento, es también una historia de crecimiento. Lucy, al enamorarse de George, de alguna manera crece, madura, se descubre a sí misma, sabe que no quiere ser la muñequita de su marido, que quiere ser una mujer con sus propias ideas. Pero lo que hace de esta historia algo especial es que es el joven George la que hace ver todo esto, porque ella la ve tal y como es desde el primer momento. Y Forster hace aquí un alegato a favor del amor como algo que no se basa en adueñarse de alguien a quien moldear, sino en enamorarse tal y como uno es y lo hace en esa declaración de amor del excéntrico George quien sabe que Lucy no puede casarse con Cecil, pues él no la ama por lo que es sino por lo que puede ser bajo su paternalismo. George sabe que eso no es amor y así se lo dice: "Es cierto que te amo y de una forma mucho mejor que la suya. Si, ciertamente mejor. Deseo que tengas tus propios pensamientos incluso cuando te tenga entre mis brazos... Ven hacia mi como lo hiciste en primavera, y después te explicare sin brusquedad. Te he amado desde la muerte de aquel hombre. No puedo vivir sin ti. He pensado... va a casarse con otro, ya no tiene sentido! Pero entonces te he encontrado de nuevo, en medio del esplendor del agua y el sol. Viéndote avanzar entre el bosque he sabido que nada mas importaba. He venido hasta aquí, para vivir y conseguir mi oportunidad de ser feliz.

En definitiva, Forster me está conquistando poco a poco con su literatura, quizás no llegué a la altura de Jane Austen o Brönte, pero está ahí, ahí. Una habitación con vistas me ha parecido una historia bonita y creo que este es el adjetivo que la mejor la define seguida de sensibilidad. No puedo más que seguir leyéndole y conociendo nuevas historias.


Adaptación

El mismo día que terminé de leer el libro, me lancé a ver la adaptación cinematográfica de la que también tenía muy buenas referencias. Vi la del año 1985, dirigida por Jameas Ivory y protagonizada por una jovencísima Helena Boham Carter, Maggie Smith, Judi Dench, Julian Sands y Daniel Day-Lewis. Todo en la película está cuidadísimo, desde los personajes, los exteriores, la música, la historia, pocas pegas puedo ponerle a excepción de que no siempre siga al libro al pie de la letra, sin embargo, eso no desmerece a la película ya que es solo al principio cuando se toma ciertas libertades. El personaje de George, personificado por Julian, es fantástico y yo, como Lucy, también me enamoré de él. Una joyita cinematográfica que recomiedo. Aquí os dejo el tráiler:


lunes, 27 de mayo de 2019

La conjura de los necios

Título: La conjura de los necios
Autor: John Kennedy Toole
Editorial: Anagrama
Páginas: 208

Argumento

El protagonista de esta novela es uno de los personajes más memorables de la literatura norteamerciana: Ignatius Reilly -una mezcla de Oliver Hardy delirante, Don Quijote adiposo y santo Tomás de Aquino perverso, reunidos en una persona-, que a los treinta años aún vive con su estrafalaria madre, está ocupado en escribir una extensa y demoledora denuncia contra nuestro siglo, tan carente de "teologia geometría" como de "decencia y buen gusto"; un alegato desquiciado contra una sociedad desquiciada.

Opinión

Este es uno de esos libros de dificil de clasificar y que dependerá mucho de la edad y el momento elegido para leerlo. En mi caso, acabo de terminar una relectura esta conjura que tanto me gustó hace más de 20 años. Lo leí con apenas 16 y me gustó por el humor que transmitía sin ser capaz de ver la amargura que se esconde detrás de la única obra de John Kennedy. O, tal vez, ahora lo he leído en un momento completamente diferente y he descubierto la grandeza de esta comedia. Esa que le llevó a conseguir un Pulitzer póstumo para su autor.
De hecho, siempre pensé que los personajes de Ignatius Reilly y su madre tienen mucho de autobiograáfico. Que la obra cargada de dolor mostraba la frustración desde el humor pero que detras de sus personajes se esconcía una feroz critica a la sociedad que les había tocado vivir. O, eso, al menos, es lo que pienso visto ya con los ojos de un cuarenton aguantando sus velas.
Sea como sea, es una de esas obras casi imprescindibles, un clásico del siglo XX que todos deríamos leer al menos una vez. Por lo que cuenta y por el cómo lo cuenta. Con un lenguaje tan ángil y cuidado que no importa con qué edad nos hayamos topado con él: nos lo beberemos. Pero que, además, nos sirve para ver cómo se comporta el ser humano "de calle". Tú y yo. Los que actuamos lo mejor que sabemos pero que no siempre sabemos hacer las cosas bien.
Y más, en una época en la que el todo vale se ha convertido en lema de muchos.



domingo, 12 de mayo de 2019

Ritos funerarios

Título: Ritos funerarios
Autora: Hannah Kent
Editorial: Alba
Páginas: 368

Argumento

Basada en la historia real de la última mujer decapitada en Islandia, acusada del brutal asesinato de dos hombres, Ritos funerarios es una novela de suspense y de pasiones íntimas con el trasfondo del paisaje helado de la Islandia del siglo XIX. Agnes, mientras espera la hora de su ejecución, es confinada en la granja de un matrimonio y de sus dos hijas. Horrorizada, la familia ni siquiera quiere hablar con ella. Tan solo el joven ayudante de un pastor intenta comprenderla y salvar su alma. A medida que sus conversaciones progresan y el invierno deja su huella, el dilema se afianza: ¿fue Agnes culpable o no de los terribles hechos de que la acusan?

Opinión

Desde que empecé el blog hace ya bastantes años, tengo una lista de blogs que sigo y a los que procuro visitar y leer semanalmente. La reseña que traigo hoy es la de una novela que descubrí en uno de esos blogs (Las inquilinas de Netherfield) y su lectura me ha parecido de lo más interesante y envolvente. 

Ritos funerarios es una novela basada en hechos reales: la última ejecución ocurrida en Islandia, la de Agnus Magnusdottir, acusada de asesinar a dos hombres. Una novela escrita con gran inteligencia pues Hannah parte de los hechos reales y rellena los huecos dejados por las fuentes históricas con ficción. Una ficción que de alguna manera se presenta realista y reflexiva, pues la autora respeta los hechos, pero también imagina cómo pudo haber pasado aquello que las fuentes no nos cuenta y esto es precisamente lo que hace de Ritos funerarios una novela realmente atractiva y lo que más me llamó la atención. 

Desde mi punto de vista la historia tiene dos líneas argumentales que se combinan a la perfección. Por un lado está la figura de Agnes, la gran protagonista de la historia, que se nos describe como una joven nacida en circunstancias díficiles ya que es una hija ilegítima de una madre con mala reputación (aunque ya se sabe que la reputación en el caso de una mujer es algo que se tuerce muy fácilmente y no siempre por culpa de la mujer), que es abandonada a su suerte y que se convierte en criada y que finalmente es condenada a muerte por una asesinato que dicen que ha cometido. E insito en que dicen porque Agnes nunca llega a confesar el crimen por el que la han condenado y, de hecho, esta línea argumental le permite contar su versión de la cosas, al narrar su propia vida al Reverendo Toti quien ha sido asignado para ser su guía espiritual. Al narrar su historia la autora le permite hacer lo que los jueces y los abogados le negaron: darle voz y escucharla. Es más, en un punto de la novela la propia Agnes se queja de que los jueces nunca se preocuparon por escucharla pues para ellos Agnes siempre había sido culpable y se habían esforzado por retorcer su historia hasta hacerla culpable porque Agnes se presenta como una mujer en clara desventaja pero también inteligente que ambiciona una vida mejor. Ella no es lo que se supone que debe ser y por ello se la compara con la otra condenada, Sigridur, menos inteligente, más subordinada al poder masculino y menos ambiciosa. Sin duda, la historia tiene más aspectos que considerar relacionado con amor y pasión y que dejaré descubrir al lector, pero para mí este aspecto me hace pensar que Agnes fue condenada por su condición de mujer más que por el supuesto asesinato.

La otra línea argumental es la de las relaciones. Aquellas que se establecen entre Agnes y la familia que se ve obligada a acogerla (y vigilarla) hasta que se lleve a cabo la ejecución, Unas relaciones que se establecen por la fuerza de la convivencia: Agnes está obligada a vivir allí y la familia está obligada a tenerla, pero poco a poco las relaciones cambian y pasa del miedo y el odio hacia una asesina a la compasión hacia una pobre muchacha. Personalmente, me ha resultado interesante la relación entre Agnes y Toti que roza el romance, pero me ha gustado aún más como cambia la actitud de Magret, la matriarca, quien desde un principio se muestra firme con Agnes. 

No quiero terminar la reseña sin mencionar la ambientación de la novela en la que creo que la autora realmente destaca y lo que hace que sea absolutamente envolvente. Ritos funerarios es una historia intimista en la que con pocos detalles se dibuja una magnífica ambientación. Me ha costado muy poco imaginar esos paisajes en los que vivió Agnes, particularmente la granja de Illugastadir, situada cerca de un mar y rodeada de paisaje rocoso, un lugar aislado del mundo. Tampoco me ha costado imaginar el ambiente de la granja de la familia, y la badstofa (una especie de dormitorio donde dormía la familia junta), así como las labores domésticas y propias de una granja. Toda esta ambientación crea esa sensación de melancolía y algo de pesimismo pues el lector sabe que está en una cuenta atrás, la protagonista sabe que está en una cuenta atras, y con ello crece esa sensación de tristeza. Agnes llega al final de su historia como llega al final de su vida. 

No me queda más que recomendar una historia que se ha convertido en un fenómeno mundial de un hecho que ya se conocía y era popular en la propia Islandia. Ritos funerarios es una novela de ritmo lento pero envolvente con una ficción que cuenta una historia real.


Adaptaciones

La popularidad que ha tenido Ritos funerarios ha llevado a que Hollywood, una vez más, haya decidio adaptarla para la gran pantalla. Luca Guadagnino es el encargado de dirigir esta historia (el director de Call me by your name) y Jennifer Lawrence será Agnes Magnus dottir. Mentiría si no dijera que me llama la atención.