domingo, 23 de junio de 2019

Five feet apart

Título: Five feet apart.
Autora: Rachael Lippincott.
Editoria: Simon & Schuster.
Páginas: 276

Sinopsis

A Stella Grant le gusta tener el control, a pesar de no poder dominar sus propios pulmones, que la han tenido en el hospital la mayor parte de su vida. Por encima de todo, Stella necesita controlar su espacio para mantenerse alejada de cualquier persona o cosa que pueda transmitirle una infección y poner en peligro su trasplante de pulmón. Dos metros de distancia. Sin excepciones.

En cuanto a Will Newman, lo único que quiere controlar es cómo salir de este hospital. No le importan sus tratamientos, o si hay una nueva medicación en ensayo clínico. Pronto cumplirá dieciocho años y podrá desconectar todas estas máquinas. Desea ir a ver el mundo, no solo sus hospitales.


Will y Stella no pueden acercarse. Solo con que respiren cerca, Will podría provocar que Stella perdiera su puesto en la lista de trasplantes. La única forma de mantenerse con vida es mantenerse alejados.

Opinión

Creo recordar que hubo un tiempo en el que las novelas con un (o dos) personaje enfermo y una historia sobre dramática estuvieron de moda. Así a bote pronto puedo recordar la que fue más popular: Bajo la misma estrella de John Green (cuya reseña podéis encontrar aquí) y que a mí en su día me dejó completamente traumatizada. Luego llegó Yo antes de tí de Jojo Moyes (cuya reseña podéis encontrar aquí) que me dio bastante qué pensar con un final que no me esperaba. También se me viene a la cabeza las novelas de Before I die o Everything, everything que ya no he leído. La novela que hoy reseño entra en el grupo de este tipo de novels y no sé si es porque el género está resurgiendo, pero sí que ha sido un boom en América y dejándome llevar por él me dedicí por leerla. Craso error, porque no sólo no me ha gustado, sino que también me he dado cuenta de que estoy demasiado mayor para estas novelas que ya me parecen bastante simplonas. Pero no nos adelantemos. 

¿Qué nos cuenta la historia de Five feet apart? Pues nos narra la historia de Stella y Will, dos jóvenes adolescentes que podrían tener toda la vida por delante sino fuera porque sufren una enfermedad en los pulmones que reduce considerablemente su esperanza de vida y que, además, les fuerza a estar gran parte de su vida en el hospital. Y es precisamente en el hospital donde nuestros protagonistas se conocen, pues Stella necesita recuperarse de un resfriado, mientras que Will está ahí con la esperanza de que una nueva medicina experimental le cure de una infección que padece para volver a la lista de donantes y pueda, algún día, tener unos pulmones nuevos. Son, además, dos caracteres opuestos ya que Stella hace todo lo que hace falta para sobrevivir, mientras que Will, que ha ido de hospital en hospital, solo espera cumplir los 18 años para tomar sus propias decisiones y VIVIR  lo que le queda de vida.

Cuando digo que la historia es simplona es porque sigue el abecé de este tipo de historias, punto por punto. El lector no debe esperar nada nuevo de lo que ya se ha hecho hasta ahora, y si en un tiempo las historias de John Green o Jojo Moyes, me dejaron algo tocada, bien por un final inesperado, bien por las cuestiones que plantea (Sobre todo la novela de Jojo Moyes), esta no plantea mucho más que la de contar la historia de dos adolescentes que por tener la enfermedad que tienen, no pueden, no deben enamorarse. Asimismo, cae en el cliché de amor instantáneo, es decir, los protagonistas al principio no se pueden ver pero la autora usa el supuesto OCD de Stella para forzarlo a seguir con el tratamiento, y luego él, por arte de magia, se enamora de ella y ella de él... ¡pum! ¿Cómo se puede pasar de cero a cien en dos páginas? Hasta el punto de que a ella, que lleva a rajatabla todo su tratamiento porque debe vivir (por razones que no voy a revelar), le da igual infectarse por estar cerca de Will. Vamos que abandona sus principios por dos palabras bonitas, topicazo.

Por otro lado está el dramatismo exagerado, ese del que hace uso los autores cuando no saben como hacer aún más trágica la historia de dos personas que se están muriendo (nótese mi tono irónico aquí). Y es que cuando el autor está buscando la lágrima fácil, lo que está demostrado es un limitación como escritor. Osea, estos dos adolescentes tienen una enfermedad que los va a matar sí o sí, que probablemente no tendrán hijos, no pueden tocarse, besarse, etc. Y la autora decide que eso no es lo suficientemente dramático y decide añadirle más. Lágrima fácil y patetismo. 

Sin embargo, sí que hay un par de aspectos que me han gustado, pues todo no puede ser negativo. He disfrutado que la historia se nos cuente en dos voces, es decir, Stella y Will nos narra su historia en capítulos alternativos, lo que nos permite conocer a los dos personajes por igual y entender les lleva a acturas como actúan. Asimismo, también me ha parecido interesante la forma en la que la autora refleja la enfermedad que ambos padecen, la gravedad de la misma, las pocas esperanzas de poder sobrevivir, el hecho de que no puedan acercarse a las personas que quieren, etc. La verdad es que yo desconocía este tipo de enfermedad y me ha parecido interesante los datos que la autora aporta. 

En definitiva, una novela más de este género que, no me cabe duda, hará las delicias de muchas adolescentes, pero que a mí ya se me queda muy cortita y probablemente ya sea hora de decir adiós a un tipo de novelas que ya no me aportan  nada.


Adaptación

Solo quería dejaros saber que la enorme popularidad de este libro al otro lado del charco ha dado  lugar a que se adaptara, aunque creo que ha pasado sin pena ni gloria (al menos no creo que haya tenido la popularidad que tuvo en su día Bajo la misma estrella) La protagoniza Haley Lu Richardson y Cole Sprouse (muy popular ahora por su rol en Riverdale). Yo la he visto y, bueno, otra película más. Os dejo aquí el tráiler. 



4 comentarios:

  1. Me da risa que cuando yo leí Bajo la misma estrella y Yo antes de ti, lo hice ambas veces, sabiendo cómo me iban a parecer ambas al final, por ser Young adult, algo que ya a mis veintitantos, no me llenaba literariamente. Y es que causaron tal conmoción que se pusieron muy de moda y yo quería saber qué leía la gente en comparación con lo que yo leía.

    Y básicamente es la misma impresión que te han causado a ti. Ya tengo 31 y me mandaron el pdf de Mil veces hasta siempre de JOhn Green, cosa que no tocaré a menos que me queden sin ninguna otra cosa que leer en el año. LO cual veo difícil porque tengo como 10 novelas en físico en mi librero ejejej

    Por otra parte confieso que cuando una idea en un autor tiene éxito, el mismo autor y otros cien escritores, empiezan a escribir hasta la saciedad de lo mismo.

    ResponderEliminar
  2. No es un tema sobre el que me guste leer y eso que Yo antes de ti me encantó. Esta por lo que cuentas esta más dirigido a adolescentes y no la veo para mi, me la llevo sin embargo para mis sobrinas. Besinos.

    ResponderEliminar
  3. Pues a mi no me suena de nada, la verdad, pero no me importaría echarle un ojo
    Besos

    ResponderEliminar
  4. ¡Hola! ^^
    Si la adaptación está protagonizada por Cole Sprouse seguro que lo leo, porque me encanta ese actor desde que lo vi en "Riverdale", y me gustaría leer el libro antes de ver la película :)
    Besos!

    ResponderEliminar