viernes, 30 de agosto de 2019

La hermandad de la rosa

Título: La hermandad de la rosa
Autor: Amelia Noguera
Editorial: Libros del Unicornio
Páginas: 323

Sinopsis


Una niña que quiere aprender a pintar. 
La poderosa y oscura Sociedad de los hombres justos. 
Un mundo convulso que se dirige sin remedio hacia la catástrofe. 
Mujeres que luchan por lo que aman. 
Y lo que nos salva de la locura. 

París, 1757 
La niña Amélie, obsesionada por pintar, tiene que conformarse con espiar a un pintor para aprender de su técnica. En aquel misterioso patio del arrabal lleno de almendros en flor, Amelie descubrirá misterios que la cambiarán para siempre. 

Algún lugar de España, años más tarde 
Para evitar ser asesinada, Amélie decide escribir sus memorias. 

Madrid, en la actualidad 
Una escritora se topa con el testimonio de Amélie y lo que comienza solamente como una labor de investigación para escribir su próxima novela, que por fin la hará famosa, le lleva a desvelar la terrible verdad con consecuencias imprevisibles. 

El primer thriller histórico de “La Trilogía de las Tres Damas”, una novela diferente y adictiva en la que las intrigas previas a la Revolución Francesa se entremezclan con la lejana Antigüedad griega y pasado y presente se enlazan en el inquietante juego con la Historia que la autora nos propone. 

Siempre con el inconfundible sello de las novelas de Amelia Noguera. 


Opinión

Hay autores/as que desde la primera novela se convierten en incondicionales, es decir, esa clase de autores/as del que leerías hasta la lista de la compra y, para mí, Amelia Nogera es una de ellas, por su capacidad de arriesgarse y por creer en lo que escribe. Según ella, las editoriales tienen dificultades para catalogar sus historias, porque no terminan de encajar en un solo género y la verdad es que cada novela que he leído de ella es diferente, sin embargo todas ellas tienen algo en común: transmiten una verdadera pasión por contar una historia. Yo a día de hoy me sigo reafirmando en que La pintora de estrellas es mi favorita, pero cuando vi que Amelia publicada thriller histórico no dudé en leerlo lo antes posible.

Con esta novela Amelia se introduce en el género del thriller histórico, un género que si escrito bien puede dar lugar a una fascinante historia (se me viene a la cabeza la novela de El ocho que acabo de terminar de leer también). Sin embargo Amelia va más allá y hace algo que creo que hasta ahora no había hecho: un juego metaliterario en el que la autora forma parte de la trama. Y así, con la autora como un personaje más de la historia, nos adentramos en la vida de la joven parisina Amelie, hija del verdugo, que aspira a ser algo más que mujer y esposa, que ha sido educada por su padre para tener un futuro más brillante que el de ser simplemente la mujer del siguiente verdugo. Sin embargo, sus aspiraciones le llevarán a conocer ideas peligrosas en la Francia pre-revolucionaria, ideas que pondrán en riesgo su vida.

Sin duda alguna, creo que esta es la novela más ambiciosa de las que he leído de Amelia Noguera. En primer lugar, pienso que la labor de documentación ha debido ser enorme ya que la autora nos presenta las ideas de filósofos como Rousseau, Voltaire, Olympe de Gouges y, además, nos ofrece alguna que otra lección sobre los clásicos y teorías que yo desconocía sobre la figura de Homero y que me han parecido muy interesantes como buena historiadora que soy. En este aspecto, la labor de la autora es excelente, pues siempre se agradece que una novela de ficción de este estilo  respete los elementos históricos de los que se va a hacer uso. Pero la ambición de Amelia va más allá cuando hace uso de todos estos elementos para desarrollar un argumento absolutamente ucrónico que permite reflexionar sobre lo qué hubiera podido ocurrir si esos filósofos que fueron ,base ideológica para la revolución que lo cambió todo, hubieran ido más allá y hubieran defendido al 100% la igualdad de hombres y mujeres (hecho que no ocurrió porque al final la revolución se quedó a medio camino). 

Amelia usa como base esta ucronía para crear una historia de suspense en la que los personajes ficticios interactúan con los personajes reales mencionados anteriormentes. Es una trama que, en mi opinión, tarda bastante en arrancar porque Amelia se detiene en presentarnos en detalle a nuestra protagonista y la relación tan especial que tiene ésta con su padre y tarda bastante en llegar a la parte que me parece más interesante: cuando Amelie empieza a tomar contacto con las ideas sobre igualdad en tertulias y sociedad secretas (especialmente la llamada Hermandad de la Rosa), así como el conocimiento de los clásicos. El momento en el que el personaje principal toma contacto con estas ideas es cuando se va desarrollando la verdadera trama de intriga, que no voy a desvelar por no fastidiar la experiencia del lector, pero que Amelia desarrolla para unir varios elementos de la novela que en un principio parecen un poco desligados, sobre todo los que tiene relación con el personaje de Christophe. La autora, además, consigue dar un final redondo a la novela que permite soñar con que un mundo mejor es posible si las personas luchan un poquito más por ello y no se quedan a medio camino. 

Amelia, además, vuelve a crear unos personajes que son díficiles de olvidar, tanto buenos como malos. En primer lugar, la protagonista que resulta ser una mujer fuerte e independiente, dueña absoluta de su destino y capaz de enfrentarse a todo por sus propias ideas. Me gusta el rol que Amelia le da a su protagonista. Asimismo, el personaje del padre de Amelie, el verdugo de París, es uno de los más interesantes porque la autora ha sabido plasmar perfectamente esa lucha constante que el personaje sufre debido a lo que tiene que hacer por su profesión y lo que de verdad siente. Creo que es un personaje en conflicto constante y que no deja indiferente. Igualmente Christophe me ha parecido fascinante, pese a que desde el principio se ve rasgos de su personalidad, no es hasta casi al final que el autor se da cuenta de lo realmente es y para mí esa fue de las mejores partes de la novela y que muestra la capacidad de la autora para crear diferentes personajes.

Finalmente, he disfrutado bastante con ese juego metaliterario que Amelia se atreve a introducir en la novela. No es la primera vez que un autor se introduce a sí mismo en su historia, pero creo que aquí Amelia se ha atrevido llevar a la ficción la vida de una supuesta autora que puede, o no, estar basada en la suya propia. Ha sido muy interesante asomarse a esa ventana y ver lo difícil que puede ser crear el próximo best-seller, sobre todo cuando tu bolsillo no te permite más que mirar a través de Google Maps y con la enorme competencia que hay hoy en día cuando a cada segundo nace un nuevo autor. Creo que es un guiño muy interesante por parte de la autora y, en ocasiones, una crítica necesaria al mundo editorial. No obstante, hay algún que otro giro argumental de esta trama que me ha chirriado y no me ha terminado de convencer del todo...

En definitiva, creo que Amelia se ha lanzando a escribir una novela muy ambiciosa, con unas ideas claras de lo que quiere contar y desarrollada con mucha lógica. Si la autora está planteando una continuación, sin duda alguna me contará entre sus lectores porque me gustará saber más sobre Amelie. Igualmente, tanto si eres seguidor/a o no de Amelia, es una lectura recomendable porque Amelia Noguera tiene una forma de narrar, sencilla y directa, que atrapa al lector. 



2 comentarios:

  1. hola! una lectura diferente que anoto para un futuro, no tan futuro, jeje, gracias por la excelente reseña, saludosbuhos.

    ResponderEliminar
  2. ¡Hola!
    Pues no conocía a la autora ni el libro y me quedo con los dos anotados. El juego metaliterario me llama mucho la atención, así que intentaré sacarle un hueco para ponerme con él.
    Muchas gracias por la reseña, un saludo!!! ^,^!!

    P.D. Tienes nueva seguidora Ilion18 (149)

    ResponderEliminar